Publi-5

viernes, diciembre 22, 2017

Elecciones catalanas 21D: para este viaje no se necesitaban alforjas

No hay más que lo que ya había
Bueno... ya tenemos aquí los resultados del referéndum catalán propiciado por el querido (ejem) artículo 155, y si algo se puede decir es que todo sigue igual y que lo que se ve es lo que hay (el conocido WYSIWYG informático). Los independentistas se han reafirmado en sus tesis, han votado en masa y los unionistas, también; o lo que es lo mismo, que con un 82% de participación, no hay más cera que la que arde. El Parlament, si estaba poco polarizado, lo estará aún más y los Comunes, que han intentado no mojarse en medio de la tormenta, han pinchado estrepitosamente. Total... que la situación, si algo se puede decir con claridad es está enquistada y que tan solo un referéndum de autodeterminación (que hecho años atrás hubiese perdido el independentismo de forma escandalosa) puede desatascarlo. Y... ¡ojo! Negarlo, ya sea por vía de una DUI o de la sacrosanta Constitución, no lleva, ni llevará a ningún sitio. A continuación os hago una valoración un poco más detallada.

Fuente: http://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/3/2/1440413620523.jpg
Arrimadas, ha ganado. Rivera, más.
Ciudadanos (37 diputados): Han ganado, necio sería el negarlo (de 25 han pasado a 37), pero no han sumado unionistas a la causa nacionalista española, sino que tan solo han robado votos de PSOE-cat y PP. Celebración merecida pero alharaquiente. Victoria vistosa, pero engañosa, ya que mientras los independentistas no bajen de 66 diputados, como si ganasen con 55 porque simplemente es un trasvase de votantes. Solo ruido. Eso sí, Albert Rivera se ve mucho más cerca de La Moncloa, caso de que alguna vez llegue a la presidencia un candidato catalán -que aún está por ver.

Fuente: http://images.eldiario.es/fotos/Colores-Junts-per-Catalunya_EDIIMA20171128_0161_19.jpg
Puigdemont, ratificado
JuntsxCat (34 diputados): A pesar del "Media Storm" y de la colaboración inestimable de la Fiscalía, Puigdemont, en su exilio de Bruselas, ha aguantado el tipo y la derecha moderada independentista ha salido en su ayuda, ratificando un presidente que había sido puesto a dedo por Mas y que contará con el apoyo de ERC. Con todo, y aún por ver cómo se lo monta Puigdemont para tomar posesión del cargo sabiendo que como ponga un pie en territorio español irá de cabeza a Alcalá-Meco durante años, si sigue adelante con su política independentista (que lo hará, para algo lo han votado) se verá obligado a cambiar de estrategia. Sea como sea, la bajada de las CUP le facilitará las cosas evitándole meter el carro por el pedregal de la vía unilateral como la otra vez.

Fuente: https://www.cambio16.com/wp-content/uploads/2017/11/ERC-Cataluna.jpg
Marta Rovira (suplente de Junqueras)
ERC (32 diputados): Los socialdemócratas independentistas han sacado los mejores resultados desde el 78 pese al Media Storm y a tener a su candidato a la presidencia, Oriol Junqueras encerrado provisionalmente ad aeternum -en este país, lo provisional siempre se vuelve permanente- en Estremera. Serán básicos en la formación del nuevo gobierno de coalición con JxCat (lo contrario daría el gobierno a Arrimadas) para seguir con un  "Procés" que, lejos de rematarse, de muerto no tiene nada.

Fuente: https://vozlibre.com/wp-content/uploads/2017/12/iceta-3.jpg
A Iceta no le ha salido bien
PSOE-cat (17 diputados): Para este viaje no necesitaba alforjas. Pese a subir un diputado, se ha quedado igual y no ha rascado nada positivo del aumento de la participación, cuando en las encuestas -convenientemente cocinadas- se esperaba un aumento espectacular. Mal visto a izquierdas y a derechas, por independentistas y por unionistas, la cáscara del antiguo PSC ha de renovar el discurso o el futuro que se les presenta es muy oscuro. El invento de presentar como solución al problema catalán un Frankenstein mezcla de socialismo con derecha tradicionalista de Unió y nacionalistas españoles de Sociedad Civil Catalana no ha funcionado y tendrán que depurar responsabilidades si quieren seguir adelante. Iceta no va a bailar mucho durante tiempo.

Fuente: http://img.rtve.es/v/4385801?w=1180&preview=1513898669513.jpg
La indefinición tenía un precio
Cat en Comú- Podem (8 diputados): La indefinición les ha pasado factura y han perdido 3 escaños. En un escenario tan polarizado, dar la espalda al gran problema de país que hay sobre la mesa apelando a la solución de los problemas sociales cronificados, por muy bienintencionada que haya sido la propuesta, no lo ha comprado ni su propia gente. Situación comprometida y de difícil gestión en que estar en el medio significa estar a tiro de todos, y más cuando todos sus feudos tradicionales se han girado a la derecha.

Fuente: http://insurgente.org/wp-content/uploads/2017/12/Mitin-CUP-620x330.jpg
Anticapitalismo encogido
CUP (4 diputados): La radicalidad que llevó al límite a Puigdemont y que fue tan atractiva en 2015 -obtuvieron 10 escaños-, no lo ha sido tanto ahora, posiblemente debido a que muchos de los que votaron CUP entonces eran gente de ERC que no querían votar a Mas y esos votos han vuelto al redil socialdemócrata. Tienen llave de gobernabilidad relativa, pero muy poca fuerza para forzar los tempos como hasta antes del 155. Fijados en su discurso anticapitalista, harán más ruido que otra cosa. Felicitarlos, eso sí, por el sorpasso al PP, aunque haya sido en una carrera de coches en marcha atrás.

Fuente: https://cdnmundo1.img.sputniknews.com/images/107494/68/1074946842.jpg
Albiol, el gran chasco
PP (3 diputados): Ha recibido hasta en el cielo del paladar. El peor resultado desde el 78 -ha pasado de 11 escaños a 3- ha sido fruto directo del hooliganismo chulesco de Albiol, y su electorado se ha pasado en masa a la cara bonita y joven de Ciudadanos. Rajoy y su 155, queriendo ganar votos en España a costa del "a por ellos" a los catalanes, ha perdido estrepitosamente en Catalunya, pero lo peor es que también puede perder en Madrid ante un eufórico Albert Rivera que va en ascenso meteórico a nivel español. Rivera ya se está frotando las manos.

Art.155: Patata caliente que si se mantiene, será utilizado en contra de Rajoy por Rivera, y si lo quita deja en evidencia la derrota de los unionistas, la victoria de Puigdemont y será utilizado igualmente por Rivera para darle hasta en el carnet a Rajoy. Sea lo que sea, las próximas semanas van a ser entretenidas, ciertamente, y un auténtico dolor de muelas para más de un dirigente político.

En definitiva, que pese a la espectacular subida de Ciudadanos, el unionismo ha llegado a su techo , mientras que el independentismo, pese a tenerlo todo en contra -y tal vez por ello- se ha mantenido estable o incluso ha subido un poco en el número de votantes, por mucho que la ley de Hont le haya hecho bajar en escaños. Destacar también que con un 81,94% de participación, no existe ninguna "mayoría silenciosa" que se puedan atribuir los partidos, sino simplemente un 18,06% del electorado al que le importa un rábano la política.

Lo que hay es lo que hay, guste o no, y si se quiere arreglar el cacareado "problema catalán" o los políticos se dedican a la política encaminándola hacia un referéndum amistoso de autodeterminación democrático que tape las bocas de unos u otros o, de lo contrario, España tendrá un foco de inestabilidad política y económica tanto más duro e incierto cuanto menos amistosos sean los movimientos del Estado para solucionarlo. Y eso, poniendo el dinero sobre la mesa, es un escenario que no podemos permitirnos nadie.

Nadie.

Fuente: http://www.abc.es/media/elecciones/2017/12/21/porcentaje-voto-catalunya--620x600.jpg
Un escenario ratificado, enrocado y enquistado

No hay comentarios: