Publicidad

jueves, abril 06, 2017

Hoy, salimos: El Pou de la Beleta

Sant Boi de Llobregat, gracias a su posición estratégica al comienzo del Delta del Llobregat (ver El delta del Llobregat, una costa en retroceso) ha sido una zona ocupada desde antiguo y de paso obligado entre la orilla izquierda y la derecha del río. Esta ocupación ha creado un interesante casco antiguo que se ha ido extendiendo conforme que el antiguo pueblo se iba convirtiendo en ciudad. Es precisamente a las afueras de este casco antiguo, pero conservando un fuerte sabor a pueblo, que encontramos el restaurante que os relato a continuación: El Pou de la Beleta.

Restaurant El Pou de la Beleta

  • Nombre: El Pou de la Beleta
  • Dirección: Carrer Lluís Castells, 37 (ver mapa)
  • Población: 08830- Sant Boi de Llobregat (B)



Puntuación: 5/10


  • Servicio: Amable y atento
  • Ambiente: Adulto e informal
  • Tipo de comida: Cocina de mercado, mediterránea, popular catalana
  • Precio: Menú del día (primero, segundo, pan, bebida y postre) 11.50 €. Menú degustación, 35€.


Opinión:

El Pou de la Beleta es un restaurante ubicado en una casa antigua de Sant Boi que se caracteriza por el carácter acogedor que desprenden las paredes de piedra que la forman. El restaurante, al ocupar una casa estrecha, se ve obligado a ocupar tanto la planta baja como el primer piso, por lo que la sensación de estar encajonados es bastante acusada, y más si contamos que el acúmulo de la numerosa clientela produce un ruido que puede llegar a molestar bastante. No dispone de terraza para fumadores en la calle, si bien dispone del patio interior de la casa habilitado, donde encontraremos el pozo (cegado) que da nombre al local.

La comida que sirven, al menos en el menú del día que consumí, al principio promete mucho, ya que la presentación está muy lograda, sin embargo decepciona bastante, habida cuenta que la calidad de lo que entra por los ojos no es la misma que lo que entra por la boca. Tal vez fuera por ser menú del día, pero resulta harto sabido que éstos son la tarjeta de presentación de cualquier local, por lo que me sorprendería que en platos de carta no se siguiera la misma tendencia.

Ensalada de marisco encharcada de aceite y líquido, churrasco a la brasa que resulta ser adobado y demasiado aceitoso, cuajada con miel que no cumple expectativas y un té verde reducido a cuatro hojas que no ocupaban el fondo del cestillo, es el resultado de mi experiencia gastronómica en este local. Con todo, el ambiente, el servicio y el local fueron muy agradables, por lo que equilibran el cómputo final de un restaurante que, cuando trabaje la calidad del producto tanto como su presentación, sin duda, puede llegar a ser un gran referente de la cocina de la comarca.


Un restaurante que promete más de lo que cumple

No hay comentarios: