Publicidad

domingo, mayo 24, 2015

Eurovision 2015, no aprendemos ni a hostias

El 21. Este año, España ha quedado el 21 con 15 puntos, exactamente en el mismo puesto que había aparecido en escena. Era lo esperable. ¿Y el ganador? Suecia, también perfectamente esperable. Y es que, cuando una canción vale, vale, y la que es un berbiquí sin ton ni son, pues queda donde queda.

Edurne ha hecho sus gorgoritos correctamente, pero que lo más novedoso sea un cambio de ropa y unas poses un poco "épicas" y fuera de lugar, posiblemente no se merezcan más. De hecho, muchos han sido los representantes de los países que han sacado canciones más o menos potables, pero que se han perdido en la lista en el marasmo de una puesta en escena clásica o sin punch. Tal vez la oronda serbia y la gótica georgiana se salvaban un poco de la quema, pero ni eso.

Ya lo he dicho muchas veces antes que Eurovisión se ha convertido en un concurso de videoclips en directo, de tal forma que o se presenta una puesta en escena espectacular y una canción del gusto de los europeos, o TVE se comerá los mocos constantemente. Y más, mientras que la industria musical española esté centrada en el mercado sudamericano y no en el europeo.

Suecia, mal que pese a los talibanes de siempre que prefieren achacar la derrota al amiguismo de siempre (que lo hay) en vez de hacer autocrítica, se ha llevado el concurso con un espectáculo buenísimo y dirigido a la pantalla, que es el que vota, y no al público de la sala, que por mucha gente que hubiera, no dejaba de ser una milésima parte de los que deciden quien gana.

Rusia, con una Paulina Gagarina muy mona, ha estado a punto de dar la sorpresa, pero, al final el voto de los paises occidentales han decantado la balanza. Por otro lado, Italia, con Il Volo, unos jóvenes tres tenores -con uno que parecía a Buenafuente de joven- han hecho un espectáculo lírico bastante aceptable que ha merecido el voto de muchos de los países.

Caso a parte es Francia, Inglaterra y Alemania, que han quedado en el furgón de cola que, siguiendo los mismos patrones que la española -aunque en estilos diferentes- han acabado pagando el hecho de tener su calificación asegurada sea cual sea el truño que envíen. Francia era potable, pero Royaume Uní hacía pena y Alemania, aunque no estaba mal, todos de negro en un escenario negro, y con la suplente -al titular le dio un jamacuco de nervios- pues tampoco ha dado el do de pecho. Y más, sabiendo la tirria que le tienen la mitad de los países europeos. Es duro, pero así de rencoroso es el público.

En fin, que a parte de los escotes ombligueros que han lucido una gran cantidad de cantantes y presentadoras, por mucho que algunas no tuvieran volumen para llenarlos, esta edición no ha destacado ni por grandes canciones (eminentemente melosas y soporíferas), ni grandes puestas en escena, por lo que, al final, la que ha ganado ha sido la justa ganadora.

...y me voy a dormir que, mañana, tengo otras votaciones que atender.

Ya os diré como han ido, también.


Lo de siempre. Bien, pero sin mucho más que ofrecer

domingo, mayo 10, 2015

10 años de artículos de Memento Mori: el ranking

El día 18 de febrero de 2015 se cumplían 10 años de la inauguración de este blog que tanto me ha llegado a cambiar la vida (ver ...y 1000). Con todo, como no levanto la vista del teclado -sí, lo confieso, a pesar de conseguir una velocidad de vértigo, miro el teclado- debido a las múltiples tareas y compromisos adquiridos que me han convertido en un escritor profesional, la fecha del aniversario de Memento Mori se me olvidó totalmente. Miren, empanado que es uno.

Como hacer un artículo dedicado a los 10 años fuera de tiempo, tal vez tendría el mismo sentido que aplaudir cuando no toca, hoy, que tengo un poco de tiempo -mentira cochina- haré un modesto homenaje a mi querido blog. Es por ello que, coincidiendo con la publicación del artículo número 1.050, puede ser interesante conocer cual es el ranking de los 10 artículos más visitados durante los últimos 10 años.

En todo este tiempo si algo he podido comprobar es que, partiendo de la base que, cuando escribes, es porque consideras que vale la pena hacerlo, a veces escribes cosas que crees que no interesarán a nadie y se convierte en trending-topic, mientras que otras consideras que serán una auténtica bomba y no las lee ni el tato. Es lo que tiene estar a merced de las veleidades, intereses o gustos soberanos de la gente, que tú escribes y las lectoras (me consta que tengo más que lectores) deciden. Pero no dilatemos más y comencemos...


El número 10:

La oculta ubicación del anfiteatro romano de Barcelona

 

Con 14.299 visitas, este artículo escrito el 12 de marzo de 2014 se aúpa hasta la décima posición. En él se explica la teoría según la cual Barcelona dispone de un anfiteatro romano oculto bajo el entramado urbano de los alrededores de Santa María del Mar. El típico artículo que produce una controversia y expectación que no esperabas.



El número 9:

La Línea Maginot, el inexpugnable fiasco militar francés

 

Con 15.620 visitas, este artículo escrito el 6 de agosto de 2014, alcanza la novena posición de este ranking particular. En este escrito, explico la historia de una de las más grandes chapuzas militares mundiales, llevadas a cabo por nuestros vecinos franceses. Se conoce que, por una vez que no son los españoles las que la cometen, llamó bastante la atención.



El número 8:

El wolframio o la batalla perdida por la química española

 

15.869 visitas ha tenido este artículo redactado el 19 de diciembre de 2014, lo que le permite ponerse en el octavo puesto de los más leídos de Memento Mori. En él, cuento la agria polémica con tintes de lucha de Guerra Fría que hay detrás de que los químicos españoles batallen para que el wolframio se llame oficialmente wolframio y no tungsteno. 



El número 7:

¿Qué fue de Boabdil después de rendir Granada?

 

16.937 veces ha sido visionado uno de los artículos más curiosos que he publicado. El 17 de abril de 2014 publiqué esta historia en la cual explico cuál fue el periplo de uno de los más denostados y olvidados personajes de la historia de España. La expectación generada le sirvió para ser añadido en mi libro "La cara B de la Historia" y publicado en la revista Clío Historia. Por todo ello, está, a fecha de hoy, en la séptima posición.



El número 6:

Un pueblo, una frontera, dos países

 

17.662 visitantes ha tenido este artículo, lo que le permite llegar a la sexta posición. Las fronteras acostumbran a ser un foco muy importante de curiosidades y este pueblo situado sobre la frontera hispano-lusa se lleva la palma, por lo que este escrito publicado el 16 de octubre de 2014 ha sido profusamente visitado (se supone que también leído) por los lectores.




El número 5:

Catalan Bay o los catalanes que tomaron Gibraltar

 

Y llegamos a la mitad de la tabla. El asunto catalán es un valor seguro y ésta crónica de la bahía que los ingleses dedicaron a los catalanes en Gibraltar escrita el 1 de abril de 2011, levantó -y aún levanta- gran cantidad de ampollas y polémicas políticas. Con 17.843 visitas y 24 comentarios, este artículo se posiciona en el número cinco de esta lista.



El número 4:

El ardiente récord de una guindilla destripadora

 

20.902 visitantes ha obtenido este escrito publicado el 17 de septiembre de 2014 dedicado a la guindilla más picante que se ha conseguido cultivar hasta la actualidad. Está visto que la temática picante gusta mucho a mis lectores y por eso se ha puesto en el número cuatro de los 10 más vistos en los últimos 10 años.



Y llegamos al podio de honor...

El número 3:

El no tan inútil apéndice humano

 

22.930 visitas. Este es el número de visionados que ha tenido este escrito dedicado a la desconocida utilidad de nuestro apéndice vermiforme, el cual sería posteriormente aprovechado por una gran editorial como material didáctico para profesores de secundaria. Sea como sea, el artículo -escrito el 1 de diciembre de 2014- parece que gustó especialmente a la gente, la cual lo distribuyó ampliamente, alcanzando por méritos propios la medalla de bronce de esta clasificación.



El número 2:

La habitación de Ames, una forma curiosa de engañar nuestro cerebro

 

La medalla de plata le corresponde, con 24.490 visitas, al escrito en que explicaba la curiosa Habitación de Ames, un trampantojo en 3D en que las perspectivas hacen variar el tamaño de personas y cosas. Su publicación el 22 de agosto de 2014 despertó mucha expectación en el momento, aunque la posterior utilización de este juego de perspectiva en un anuncio de televisión despertó el interés de los internautas, que lo auparon hasta la segunda posición.



...y, finalmente...

El número 1:

¿Cómo hacer un pluviómetro casero?

 

Con 31.418 visualizaciones, esta entrada publicada el 4 de mayo de 2010 consigue el primer puesto de este ránking de los más leídos en estos 10 años de vida de Memento Mori. La historia de este artículo es curiosa, ya que en aquel 2010 participaba activamente en un foro de meteorología y creí oportuno explicar un truco que he utilizado mucho para hacer un pluviómetro casero. Sorprendentemente el truco parecía no conocerlo nadie -para mi era de perogrullo- y empezó a correr, hasta el punto que recibió (y recibe) una gran cantidad de consultas de estudiantes de toda hispanoamérica que lo han aupado hasta la posición de honor.





En definitiva, en estos algo más de 10 años, con casi 1 millón de visitas en sus espaldas, Memento Mori se ha demostrado como un blog que ha levantado un gran interés, como lo demuestran los comentarios positivos que recibo continuamente. Sea como sea, gracias a todos por vuestra visita y espero que sigáis concediéndome el placer de compartir con vosotros este blog. Un blog en que, si algo se muestra totalmente evidente, es, justamente, lo que no resulta evidente para el común de los mortales.

Carpe diem, si, pero Memento Mori.

Gracias a todos por vuestra visita


miércoles, mayo 06, 2015

Doggerland, la Atlántida del Mar del Norte

Las tierras de Doggerland
El Mar del Norte, si lo miramos desde un mapa, es una parte del Océano Atlántico que separa las tierras de Escandinavia, de Holanda, Dinamarca y las islas británicas. Visto así, no llama mucho la atención, a parte de por ser un mar poco profundo, bastante frío y plagado de plataformas petrolíferas. No obstante, el mapa que estamos viendo en la actualidad no tiene absolutamente nada que ver con el que había hace poco más de 8.000 años. ¿Se imagina toda esta parte formada por una verde campiña, con colinas pobladas de robles y donde los hombres vivían y cazaban ciervos? ¿Sí? Pues para su información, este paisaje existió, se llamaba Doggerland y desapareció de la noche a la mañana debido al alud submarino más bestia que jamás han descubierto los científicos.

Hueso de mamut pescado
El banco Dogger, ubicado unos 100 km al este de la Gran Bretaña, ha sido desde siempre una zona muy apreciada por su pesca. En esta parte del Mar del Norte, el mar es muy somero y tiene profundidades que oscilan entre los 15 y 35 metros, cuando el mar que lo rodea puede tener un centenar de metros a lo sumo, por lo que es bien conocido de los pescadores. Sin embargo, cuando a finales del siglo XIX se generalizó la pesca de arrastre, la zona se hizo famosa no solo por la cantidad de pesca, sino por lo que salía con ella.

Herramientas extraídas del mar
Efectivamente, junto con los peces, los pescadores sacaban colmillos de mamut, cornamentas de uros y ciervos, restos de rinocerontes lanudos... toda una colección de restos totalmente insospechados que, la mayoría de las veces, volvían al mar por simple ignorancia.

Colección de fósiles de Doggerland
Durante el siglo XX, los arqueólogos se interesaron por esta inusitada pesca arqueológica efectuada a más de 100 kms mar adentro, pidiendo a los pescadores que los guardasen, y más conforme que entre los objetos recogidos llegaban herramientas prehistóricas e incluso restos humanos, lo que indicaba que algo se escondía en la zona del banco Dogger.

Doggerland emergido
Los estudios del fondo marino, junto a los del desarrollo del hielo en Europa en la última glaciación, llevaron a los científicos a determinar que toda la zona ocupada en la actualidad por el Mar del Norte había estado en superficie, debido a que el nivel del mar se encontraba hace unos 15.000 años unos 120 metros por debajo del nivel actual. Este nivel tan bajo permitía la existencia de un paisaje verde y ondulado similar al que existe hoy en Bélgica, lleno de lagunas y ríos (de hecho el Támesis era tributario del Rhin, el valle bajo del cual correspondería con el actual Canal de la Mancha) lo que permitía ir caminando desde Gran Bretaña hasta Dinamarca.

Última fase de Doggerland
Esta zona, que los científicos bautizaron como Doggerland, era una zona especialmente fértil, manteniendo una gran cantidad de población humana que vivía de la caza y la pesca durante la época mesolítica (unos 10.000 años). No obstante las cosas iban a cambiar dramáticamente.

Con el final de la glaciación, el deshielo de los casquetes glaciares hizo que el nivel de los mares empezase a aumentar. Ello implicó que las tierras costeras se vieran progresivamente inundadas, reduciendo cada vez más la superficie emergida de Doggerland, lo que complicaba enormemente la vida a las comunidades humanas que allí residían. Con todo, lo peor estaba por llegar.

Deslizamientos de Storegga
Hacia el año 6.200 a.C., la zona de Doggerland se había sumergido casi toda a excepción de las zonas más altas que formaban una isla del tamaño de Irlanda junto a todo un abanico de otras islas y tierras bajas que aún comunicaban las islas británicas con el continente. Justo en ese momento, delante de Noruega, a unos 100 km mar adentro, 290 km de plataforma continental colapsaban como consecuencia posiblemente de un terremoto, provocando un brutal alud submarino que movilizó 3.500 km3 de derrubios. O traducido a algo más comprensible, la superficie de Islandia cubierta por 34 m de tierra. Ahí es nada.

Expansión del tsunami
El desplome -llamado Deslizamiento de Storegga- fue tan bestia que los sedimentos, en su caída libre por el fondo del océano, recorrieron más de 500 km, provocando un tsunami de proporciones épicas que afectó a todas las costas del Atlántico Norte -dejando a la altura del betún el Big 95 del Mediterráneo (ver Big 95, el tsunami que arrasó el levante español). La ola de marea, que en un primer momento era de 80 metros, impactó en las costas noruegas con olas de 40 metros de altura, 20 metros en las islas Feroe y unos 10 metros en Escocia, destruyendo todo por allí donde pasaba.

Inundaciones continuas en Doggerland
En el caso de Doggerland, la llegada del tsunami significó arrasar completamente todas las tierras emergidas, aniquilando toda la fauna y todas las poblaciones humanas mesolíticas que allí habitaban. El mar, de esta forma tan violenta, sumergió para siempre el territorio del Doggerland y consiguió romper el puente de tierra que unía las islas británicas con el continente, abriendo de forma definitiva el Canal de la Mancha, el cual pasó a ser, a partir de entonces, el paso marítimo que todos conocemos.

Raíz de roble fósil en bajamar
El acontecimiento de Doggerland sin duda supuso un auténtico trauma para las sociedades humanas que habitaban Centroeuropa, hasta el punto que hay quién relaciona el mito de la Atlántida con este suceso luctuoso. El hecho que Platón explique que la Atlántida estaba más allá de las Columnas de Hércules, que su hundimiento pasó de la noche al día debido a un terremoto y un "diluvio" y que el océano en aquella era impracticable por la arcilla dejada por la isla, la cual se encontraba a poca profundidad, parecería dar la razón a los que así lo piensan.

Sea uno o sea otro, la realidad es que la naturaleza nos tiene golpes mortales escondidos que solo llegamos a vislumbrar por lo que bien haríamos de respetar y conocer al dedillo nuestro cambiante entorno, si queremos tener futuro. Un futuro que, de no hacer nada,  tendrá el mismo final que el de Doggerland.

Y si no, que se lo digan a los holandeses.

Reconstrucción del paisaje de Doggerland

Webgrafía