Publicidad

jueves, diciembre 04, 2014

Flocken Elektrowagen, el olvidado primer coche eléctrico

Flocken Elektrowagen
En los últimos años, como alternativa a los contaminantes vehículos de combustión interna, se han puesto de moda los vehículos eléctricos. Estos vehículos, debido al precio de los combustibles y de los problemas que en un futuro pueden haber por el agotamiento de las reservas de petroleo, se han convertido en la opción más limpia y más ecológica para sustituir los vehículos de gasolina y diésel. Hoy por hoy, el coche eléctrico parece ser el "trending topic" de la vanguardia automovilista y el no-va-más de avance tecnológico. Sin embargo, y debido a nuestra miopía -por no decir ceguera- histórica, poca gente sabe que el coche eléctrico es más viejo que la tos y que el primero se construyó allá por el año 1888. Se trata del Flocken Elektrowagen.

Andreas Flocken
Mientras que en Mannheim (Alemania) Bertha Benz hacía sus primeros pinitos de conductora interurbana con el triciclo de ligroína de su marido (ver Bertha Benz y el primer viaje en automóvil) a unos 250 km de allí, en Coburg, Andreas Flocken lanzaba al mercado el Elektrowagen, el primer vehículo eléctrico de cuatro ruedas destinado al transporte privado de personas. Era el 27 de septiembre de 1888, aunque la historia de los vehículos eléctricos venía de mucho tiempo atrás.

A principios del siglo XIX, el desarrollo de las máquinas de vapor habían permitido la construcción de todo tipo de motores que se aprovecharon para equipar medios de transporte, tales como barcos o locomotoras. Sin embargo tenían el inconveniente de ser motores grandes que dificultaban mucho su implantación en pequeños vehículos que sirvieran para un transporte privado, por lo que se buscaron alternativas. Una de ellas, la electricidad.

Locomotora eléctrica de 1851
El uso de la electricidad se destapó como muy eficaz en el transporte colectivo, sobre todo urbano (tranvías, metros y trolebuses), pero no fue hasta el desarrollo de baterías recargables que se vieron las posibilidades de su incorporación a vehículos pequeños. Paralelamente también se desarrollaban los motores de combustión interna, pero la dificultad del abastecimiento de combustible líquido, hizo que muchos ingenieros se centraran en el coche eléctrico.

Esbozo del Elektrowagen
El descubrimiento de las primeras baterías de plomo/ácido recargables a partir de 1859 y su mejora con modelos de baterías más pequeñas y eficaces, hará que se hagan los primeros modelos a escala de lo que podría llegar a ser un vehículo autónomo eléctrico. Vehículo que vio la luz en 1888 con el Elektrowagen de Andreas Flocken.

Flocken, aprovechando el diseño típico de una calesa de caballos de cuatro ruedas descapotable, montó un pequeño motor de 0,7 kW y una batería de unos 100 kg, que transmitía la tracción mediante correas de cuero al eje trasero. El conjunto venía pesando unos 400 kg y era capaz de transportar un par de personas a la "espeluznante" velocidad de 15 km/h, convirtiéndose en el primer coche eléctrico documentado de la historia.

Reconstrucción de Franz Haag
En principio, Flocken -que tenía un taller de mecánica agrícola- pretendió comercializarlo entre los agricultores, que podrían utilizarlo para transportar sus productos por las estropeadas pistas alemanas, valiéndole una noticia en el diario Coburger Zeitung. No obstante esta noticia, la realidad es que, de este primer modelo, se supone mucho más de lo que se sabe, ya que no ha quedado ningún documento gráfico del mismo más que un esbozo que se encuentra en el Deutsches Museum en Múnich . Limitación que no fue freno para que en 2011 Franz Haag, un técnico en automóviles alemán, los recopilara y reconstruyera el primer Flocken Elektrowagen.

Electrowagen (versión 1903)
Andreas Flocken continuó mejorando sus vehículos hasta los primeros años del siglo XX, pero la rápida adopción de los motores de combustión interna, la mejora de suministro de combustible por todas partes y, porqué no decirlo, por los chanchullos de las petroleras en contra de los vehículos eléctricos -como pasó en EE.UU.- , hicieron que el coche eléctrico cayera en el olvido más absoluto, a pesar de que algunos prototipos llegaban a superar los 100 km/h. 

¿Tecnología punta?
De este modo, la sociedad cambió una tecnología limpia, silenciosa y que utilizaba energía renovable por otra que se ha revelado como un auténtico cáncer para el planeta. Es por ello que, cada vez que veamos un coche eléctrico por nuestras calles, no tendríamos que pensar que se trata de una tecnología punta, sino una tecnología que, en realidad, lleva más de un siglo de retraso.


Flocken Elektrowagen el olvidado primer coche eléctrico

Webgrafía

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La electricidad no es 100% limpia: en algún lugar hay que generarla. Por poner un ejemplo bien documentado, esto fue un problema especialmente grande en Londres, donde había centrales eléctricas de carbón. El aire estaba tan sucio e irrespirable (el famoso smog) que hubo que sacar la Air Act (ley del aire). Solo digo esto porque parece que, como no vemos lo que hay detrás, no existe. Igualmente, la basura que tiramos no desaparece cuando se vacía nuestro contenedor, y lo que lanzamos por la taza del retrete tampoco se desintegra, precisamente.

El ruido o su ausencia de él, eso sí, es la grandísima ventaja.

Anónimo dijo...

No es 100% limpia, pero creo que es mas eficiente en el caso de la automocion el motor electrico frente al de combustion.

Con esto quiero decir que aunque la energia se tenga que generar en centrales electicas (fosiles, nucleares, renobables) sale mas a cuenta que el modelo actual de distribucion de gasolina/diesel.

Anónimo dijo...

VAMOS A CLASIFICAR LA ENERGIA ELECTRICA LIMPIA Y NO LIMPIA. LA PRIMERA SERIA LA QUE SURGE DE LA EOLICA,SOLAR E HIDRAULICA Y LA SEGUNDA SALE DE ALGUN PROCESO QUE ES CONTAMINANTE,NO?
PARTIENDO DE ESTO, YA PODEMOS DECIR QUE LOS COCHES ELECTRICOS PUEDEN USAR SOLAMENTE ENERGIA ELECTRICA LIMPIA YA QUE AL ENCHUFARLOS A LA RED ELECTRICA PARA CARGARLOS, NO SABEMOS SI VIENE DE UNA FUENTE LIMPIA O NO....ESO YA LLEGARA.