Publicidad

viernes, noviembre 29, 2013

La desapercibida maravilla de la chimenea de la Bòbila Almirall

Chimenea Ca l'Almirall
Resulta curioso constatar como nuestros ojos, acostumbrados a una cotidianidad que en vez de enseñarnos nuestro entorno nos lo oculta, no es capaz de ver las pequeñas -o no tan pequeñas- maravillas que nos rodean en nuestro día a día. Reinventando el viejo dicho del ojo, la paja y la viga, somos capaces de desplazarnos a la otra punta del mundo a admirar minucias cuando delante mismo de nuestras narices tenemos auténticas obras excepcionales y no sabemos ni que las tenemos. De esta forma, masías, calles, fachadas, monumentos, árboles, fábricas, fuentes, chimeneas son ignoradas por una mirada doméstica que no es capaz de darles la más mínima importancia. Y hablando de chimeneas, si pasa por Terrassa, mire un poco a las alturas, ya que una vieja chimenea tiene el honor de estar en el Libro Guinness de los Records: La chimenea de la Bòbila Almirall.

Marià Masana i Ribas
Durante la segunda mitad del siglo XX, las poblaciones que se encuentran en la periferia de Barcelona sufrieron un fuerte movimiento migratorio de personas que provenientes del resto de España. El país estaba prácticamente hundido después de la Guerra Civil y junto a la dura posguerra y el régimen dictatorial de Franco, la gente tuvo que marchar de sus lugares de origen, donde no había ninguna posibilidad de tirar adelante. Las poblaciones barcelonesas empezaron a asumir una cantidad ingente de personas para las cuales no había sitio material de acogida, por lo que se empezaron a crear nuevos barrios y produciendo a su vez una gran demanda de material de construcción.

Ca l'Almirall en activo
Esta demanda hizo que las canteras de arcilla roja de la zona vivieran un momento de prosperidad, habida cuenta que las tejerías dedicadas a la producción de ladrillos -llamadas "bòbiles" en catalán- que estuvieran más cerca de los puntos de consumo, harían su particular agosto. En esta situación, en Terrassa, la Bòbila Almirall decidió construir dos nuevos hornos para cocción de ladrillos, los cuales estarían pensados para consumir unas 10 toneladas de carbón diarios. Para tales hornos, se necesitaba una gran capacidad de aspiración para extraer los humos producidos, por lo que hacer una gran torre era imprescindible.

La obra se encargó a Marià Masana Ribas, un contratista bastante atrevido que no dudó en hacerse cargo del diseño y la construcción de la nueva chimenea de la fábrica de ladrillos, la cual, inaugurada en julio de 1956, tendría unas dimensiones y unas cifras impresionantes.

Remate de la chimenea
La chimenea, con una altura total de 63.25 metros y 570 toneladas de peso, fue construida en forma troncocónica sobre un pedestal poligonal de unos 9 metros de altura. Este pedestal se hallaba asentado sobre unos cimientos de 6 x 6 metros y 5 metros de profundidad que acogían los tubos de escape provenientes de los hornos. La chimenea tiene un diámetro en la base de 3.98 metros y en la parte de arriba de 2.19 metros y fue construida con 780 hileras de tochos rojos trapezoidales unidos con mortero. La boca de la chimenea está rematada con un trípode metálico destinado a soportar el pararrayos. Sin embargo, la característica principal de esta chimenea fue la instalación de una escalera exterior que lleva hasta la parte alta, y que fue la que hizo ganarse su presencia en el Libro Guinness de los Records en el año 1991, al documentarse como la chimenea con escalera de caracol más alta del mundo.

Proceso de construcción
La escalera, de 217 escalones hechos en cemento armado y protegida por una baranda metálica, está encastrada en forma de espiral en el tronco de la chimenea y culmina en una plataforma de cemento a la cual se accede desde una escalera de gato. Esta plataforma, de unos 70 cms de ancho, da toda la vuelta al contorno de la chimenea permitiendo admirar el paisaje de la zona. Fue precisamente en esta plataforma donde, con un par de bemoles, Masana junto a 6 personas más de la cuadrilla constructora, decidieron desayunar el día en que dieron por finalizadas las obras.

Prensa de la época
La chimenea de la Bòbila Almirall funcionaría durante unos 12 años hasta el fin de la explotación de la tejería, la cual, debido al crecimiento desenfrenado de la ciudad de Terrassa, pasó de estar en la periferia a estar prácticamente en pleno centro urbano. Mariano Masana, por su parte, murió de accidente de motocicleta en 1960 a la edad de 33 años.

Las chimeneas industriales están consideradas como elementos patrimoniales de las ciudades donde están ubicadas, para dar testimonio del pasado económico e industrial de estas poblaciones. En Terrassa hay catalogadas 25 de estas chimeneas, testigos inertes de la anterior potencia industrial de la villa, y una de ellas, la de la Bòbila Almirall, ha merecido estar en lo alto del podio mundial por méritos propios y de la gente de todo origen y condición que levantó con sus manos, no solo esta monumental pieza, sino todo un país.


Una maravilla desapercibida


Webgrafía

martes, noviembre 26, 2013

El bocage, cuando la verde campiña se vuelve inexpugnable

Paisaje agrícola en bocage
Cuando paseamos por los campos de Centroeuropa o por el norte de España, llama la atención el paisaje extraordinariamente verde que nos rodea. En muchos de los casos, se trata de pequeños campos que están separados entre sí por setos o hileras de árboles que hacen las veces de alambradas naturales y que son muy importantes ecológicamente hablando debido a su papel de corredores biológicos. Estos paisajes, relictos de una época en que no se había generalizado ni los alambres ni las telas metálicas, pero en los que se hacía necesario marcar una linde entre propiedades, produce un paisaje que es muy característico de zonas como Asturias, la Bretaña francesa, Normandía o Bélgica, donde la humedad no falta en el ambiente. Esta fotogénica campiña produce una estampa bucólica apta para cualquier fotógrafo aficionado, aunque no se pensó lo mismo durante la Segunda Guerra Mundial, cuando estos amables setos se convirtieron en la peor pesadilla de los Aliados y del ejército Nazi.

Paisaje normando en 1945
Cuando se produjo el desembarco de Normandía en junio de 1944, los diferentes contendientes que se encontraron luchando en tierras normandas no contaron con el problema que sería el apacible paisaje agrícola del norte de Francia. En ningún momento, ni alemanes ni aliados dieron la más mínima atención al tipo de campiña en que se establecería el nuevo frente de guerra, ya que era un paisaje levemente ondulado, eminentemente agrícola -lo que significaba grandes espacios abiertos- y sin grandes relieves que sortear. Todo ello proporcionaba a priori un magnífico campo de batalla. Sin embargo, el paisaje con setos (llamado "Bocage" en francés), sería el más terrible de los contendientes, habida cuenta que fue una trampa tanto para unos como para otros.

Avance aliado en el "bocage"
Cuando a finales de verano de 1944, los aliados intentaban avanzar en su frente se encontraron que los setos no eran tan fáciles de franquear como habían pensado. El bocage estaba formado por hileras irregulares de altos árboles y por densos setos de hasta 3 metros de alto que llevaban cultivados durante siglos. Ello hacía que cuando intentaban avanzar a través de ellos, los tanques y los vehículos pesados que llevaban la ofensiva se quedaran continuamente atrancados en el paso de esta maraña de baja cobertura vegetal, llegando en algunos casos a dejar los bajos de los vehículos al aire, convirtiéndolos en blancos perfectos del enemigo.

Avanzar campo a través era díficil
Los alemanes, por su parte, se encontraron con el mismo problema, habida cuenta que cuando querían replegarse en sus posiciones se encontraban exactamente en la misma situación. No obstante, como Hitler había dado orden de defensa a ultranza de cada palmo de terreno, el ejército nazi utilizó la dificultad del terreno para asegurar sus posiciones. Para más inri, los densos setos separaban parcelas de campo bastante pequeñas, que hacían que detrás de ellos se estableciera una especie de trinchera arbustiva que convertían a los soldados que atravesaban el campo en poco menos que en muñecos de pim-pam-pum.Un desastre para unos y para otros.

Equipamiento anti-setos
Los alemanes no sabían como eludir el bocage, y los aliados tampoco, ya que la infantería que avanzaba no estaba ni remotamente preparada para estos inconvenientes, por lo que se improvisó sobre la marcha. Primeramente se pensó en el recurso fácil del explosivo, pero si bien era efectivo, el gasto de munición y la infraestructura necesaria para que lo continuara siendo era totalmente inasumible. Posteriormente se decidió por el uso de tanques equipados con palas delanteras como los bulldozers, pero habían pocos y no siempre eran efectivos. Al final se optó por equipar a los carros de combate con vigas de acero en el frente y con una especie de cuchillas como improvisados tenedores que se mostraron como la forma menos mala de salvarlos.

Los setos impedían el avance
El frente se estancó en el interior de Normandía durante dos largos meses, hasta que el avance fue capaz de llegar a una zona más abierta, donde el bonito paisaje en setos no fuese tan obstaculizante. El resultado final fue una auténtica carnicería. Tanto los alemanes como los aliados perdieron más de 100.000 hombres cada uno, con la diferencia que mientras que los aliados fueron capaces de reponer parte de los efectivos perdidos, los alemanes no pudieron hacerlo, lo que acabó decantando la balanza en la batalla.

En la actualidad, el paisaje del bocage se ha convertido en un bien de interés común debido al papel de estos setos como freno a la erosión, promoción de la biodiversidad y como corredores ecológicos. Sin embargo, la mecanización del campo y la dificultad que entraña para ella la existencia de los setos, hace que este paisaje sostenible esté en franca recesión en todas las partes en que era tradicional. Una tradición, esta sí, que por sus valores beneficiosos para el conjunto de la sociedad debiera ser conservada para siempre.



Paisaje francés en "bocage"


Webgrafía

lunes, noviembre 25, 2013

El hombre que no calló ni bajo el peso de un obelisco

Plaza de San Pedro
Controlar al pueblo llano ha sido, desde siempre, una tarea difícil para todos los gobernantes del mundo. El pueblo, por duras que fueran las restricciones a su libertad, no ha dudado en levantar su voz a pesar de las más duras represiones. Esta situación ha acabado por dar a la historia un buen número de héroes que gracias a su valentía, han conseguido rebelarse contra el poder establecido. Sin embargo, este comportamiento contestatario no solo queda circunscrito en el ámbito de las libertades políticas y sociales, sino que puede afectar a cualquier otra situación de la vida diaria. Tal fue el caso de Benedetto Bresca, un marinero que no dudó en jugarse la vida ante un papa por evitar un desastre.

Obelisco vaticano
El día 10 de septiembre de 1586 se reunía un gran gentío entorno de la Plaza de San Pedro de El Vaticano. El Papa Sixto V había decidido unos meses antes trasladar el obelisco que se encontraba en uno de los laterales de la basílica de San Pedro y ponerlo en el centro de dicha plaza. No obstante, esta acción era una auténtico prodigio de ingeniería, ya que el obelisco en sí era una auténtica mole de 25 metros de largo construido en granito rosa y que pesaba unas 327 toneladas. Tan solo el desplazamiento de su emplazamiento original, unos pocos centenares metros más allá, llevó varios meses, y todo el transporte llevó todo un año. Justo aquel día se realizaba la delicada tarea de erección.

Circo de Nerón y el obelisco
La historia del obelisco, tampoco es de las que se queda corta. Su origen es egipcio, si bien, debido a que no tiene inscripciones no se ha podido datar exactamente, especulándose de que fuera construido entre 1000 y 2000 años antes de Cristo. Se sabe, eso sí, que se encontraba en Heliópolis, cerca de El Cairo, y que el emperador Augusto, primeramente, lo hizo trasladar desde aquí hasta Alejandría, donde quedó instalado. Posteriormente, Calígula, inició la construcción de un circo en lo que sería la colina Vaticana de Roma, y para adornar el espacio central (la espina) por donde daban la vuelta las cuadrigas, no se le ocurrió otra cosa más que hacerse traer desde Egipto el dicho obelisco, para lo cual no dudó en construir un barco de más de 100 m de largo para traérselo. 

Ubicación de la basílica y el circo
Dicho y hecho, el año 37 d.C. el obelisco fue instalado, y fue luego, con Nerón, que el circo fue terminado siendo en este circo (conocido como Circo de Nerón) donde, según las fuentes, San Pedro fue crucificado al revés. Con el tiempo, el circo se destruyó para dar construcción a una basílica de época de Constantino que se derruiría a su vez para dar construcción a la actual basílica de San Pedro. A pesar de todas las vicisitudes constructivas de su entorno, el obelisco permaneció en su ubicación original hasta que Sixto V decidió cambiarlo, y en esas estaban el 10 de septiembre de 1586.

Sixto V
Habida cuenta la dificultad del alzamiento de semejante mole de piedra (hemos de tener en cuenta que se desplazó tumbada), toda una compleja maquinaria basada en cuerdas y poleas se construyó alrededor de su punto de ubicación final. Toda esta parafernalia empleó unos 900 hombres y 75 caballos, a parte de los centenares de metros de sogas de cáñamo para erigir el obelisco, por lo que se presentaba una acción muy delicada para los obreros encargados. Esta extrema dificultad, hizo que Sixto V ordenara el silencio absoluto en aquella plaza, so pena de muerte para el que la infringiese. Obvia decir que allí no se oía ni una mosca.

Proceso de erección
El proceso de erección comenzó ante el silencio sepulcral de los asistentes cuando, en el momento más delicado, las poderosas sogas comenzaron a estirarse peligrosamente, con el consiguiente peligro de rotura y de caída de la mole granítica al suelo. En ese justo momento un grito rompió el silencio que envolvía la plaza, jugándose el gaznate ante la prohibición del papa: Aiga ae corde! (¡Agua a las cuerdas!, en idioma ligur). 

Levantando el obelisco
Benedetto Bresca, un capitán de barco genovés, conocía de primera mano el problema de las cuerdas de cáñamo cuando son sometidas a tracción y calor. Para solventar este problema, la mejor solución era el mojarlas, para refrescarlas e hidratarlas y así evitar su rotura. Al ver el problema entre el público, no dudó en gritarlo para evitar la desgracia. El arquitecto Domenico Fontana, responsable de las obras, reaccionó rápidamente y ordenó la hidratación de las sogas, por lo que el monumento se salvó y pudo ser erigido finalmente en su posición actual.

Domenico Fontana
Bresca, a pesar de todo, fue detenido por los soldados al haber contravenido las ordenes del Papa. Sin embargo, lejos de lo que pudiera parecer, no fue castigado, sino que recibió el reconocimiento de Sixto V, ya que había puesto en peligro su propia vida por salvar el monumento. Ello le permitió recibir una pensión, el derecho a izar la bandera vaticana en su casa  y el privilegio -para él y sus descendientes- a proveer anualmente los olivos que utiliza la basílica de San Pedro durante la Semana Santa.

El ejemplo de Benedetto Bresca ilustra como, por mucho que se lo propongan los gobiernos o los mandatarios, hacer callar al pueblo es imposible. Ya sea para bien o para mal, el ser humano reacciona ante una situación comprometida y si bien en este caso fue favorable para los intereses de los mandamases, exactamente igual saltará la voz temeraria o inconsciente que rompa la legalidad existente.

Toda una lección, tanto para los gobernantes como para el pueblo.


El obelisco de la plaza de San Pedro

Webgrafía

viernes, noviembre 22, 2013

El Escroto humano, el primer dinosaurio de la historia

Hueso de Cornwell
Los dinosaurios, a pesar de hacer más de 60 millones de años que desaparecieron, son posiblemente uno de los animales más conocidos del gran público. La expectación que despiertan entre la gente estos terribles lagartos extinguidos es simplemente increíble, y en todas partes puedes encontrar todo tipo de iconografía dedicada a ellos. De todas formas, y si bien ahora son más conocidos que la Moños, hace relativamente poco tiempo que la comunidad científica no tenía ni idea de que hubieran habido bichos así, y no fue hasta 1824 en que, oficialmente, se determinó la existencia de los dinosaurios. Pero claro, el hecho de que no se supiera qué eran esos huesos, no significa que no se encontrasen, y ello hizo que se les pusieran nombres... digamos que peculiares.

Robert Plot
Tenemos que remontarnos a 1676, cuando un aristócrata llamado Sir Thomas Penyston recogió de una cantera de piedra caliza del pequeño pueblo de Cornwell (Oxfordshire, Inglaterra) una extraña piedra que le llamó la atención. Sir Penyston contactó con Robert Plot, químico y naturalista que estaba trabajando en un libro sobre la historia natural de Oxfordshire, el cual estudió el pedazo de roca recibido. Hemos de recordar que, en aquellos momentos, se desconocían prácticamente todos los principios que rigen la geología actual, por lo que todo aquello que se separara de la imagen de la Biblia, era poco menos que una herejía. En esta situación, el doctor Plot, concluyó que debido a su forma de hueso petrificado tenía que ser el tramo final de un fémur, pero de un tamaño muy grande. Plot creyó que correspondería a un hueso de un elefante de guerra romano, pero lo comprobó con unos huesos de elefante que tenía y vio que no se parecían en nada, y ello le hizo especular con que fueran de gigantes. Como no tenía forma de saberlo, tomó constancia gráfica y haciendo un dibujo detallado, lo incluyó en su libro el cual saldría publicado al año siguiente. El extraño hueso quedó guardado en el cajón del olvido.

Carl von Linné (Linneo)
En 1763, el físico y también naturalista Richard Brookes repesca en su libro "System of Natural History" el hueso estudiado por Plot casi un siglo antes, pero en ese lapso de tiempo las ciencias naturales habían avanzado mucho y, por ejemplo, Linneo había publicado su libro sobre la nomenclatura sistemática de las especies en 1735. Ello significaba que Brookes estaba familiarizado con la nomenclatura binomial y la utilizaba allí donde nadie lo había hecho hasta entonces. Aunque hacía 28 años que se conocía la sistemática, el mundo no se conocía del todo y todo el trabajo de poner nombres científicos a diestro y siniestro estaba aún por hacer.

Scrotum Humanum de Brookes
En estas circunstancias, Brookes, en vistas de que el hueso de Cornwell no tenía nombre científico, decidió ponerle su correspondiente nombre y no se le ocurrió otro más cachondo que el de "Scrotum Humanum" (Escroto Humano), habida cuenta que el fósil, efectivamente se parecía a los testículos de un hombre. Llegado este punto hay que destacar que, a diferencia de la actualidad, en que solo se utiliza para seres vivos, en aquella época Linneo había desarrollado el sistema binomial para todo, ya fueran seres vivos o minerales, por lo que Brookes simplemente siguió el estándar del momento. El problema vino luego, ya que al ser la primera vez que se publicaba, sentaba precedente para lo que viniera después.

Richard Owen
En 1824, el biólogo y paleontólogo Richard Owen después del descubrimiento de restos en el sur de Inglaterra, determinó, ahora sí, la existencia del primer gran saurio al cual se le dio el nombre científico de Megalosaurus bucklandii, y acuñando el nombre de "dinosaurio" (lagarto terrorífico) que posteriormente ha hecho tanta fortuna. El megalosaurus se convertía de esta forma, en el primer "dinosaurio" del que se tenía constancia, pero cuando años después se descubrió la ilustración del hueso de Cornwell de Brookes se vio que posiblemente correspondiera al fémur de un megalosaurus. De esta manera, si éste había sido descrito 61 años antes, el nombre del género no podría ser "Megalosaurus", sino "Scrotum". La polémica entre seguidores y detractores estaba servida y más si contamos que el fósil "escrotal" había desaparecido físicamente con el transcurso del tiempo.

No fue hasta 1993, en que debido a la solicitud de supresión del "Scrotum humanus" y el blindaje de "Megalosaurus" por un detractor, que la ICZN (la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica) sentenció que "Scrotum humanum" era simplemente una etiqueta de una ilustración y no un nombre científico en sí, además de que no había suficientes datos con el dibujo para determinar la especie exacta a la que se refería. De esta forma el género "Scrotum" pasó a ser un nomen oblitum (nombre olvidado) sin valor taxonómico real.

Sea como sea que acabara el asunto, el hueso de Cornwell consta como la primera ilustración publicada de un hueso de dinosaurio. Es por ello que, por mucho que pueda escandalizar a según qué almas cándidas, un "Escroto humano" tiene el honor de haber sido el primer dinosaurio documentado de la historia.

Esqueleto reconstruido de Megalosaurio

Webgrafía

jueves, noviembre 21, 2013

Von Braun, los oscuros teje-manejes de un Estado

Wernher Von Braun
Una de las polémicas que históricamente más han indignado a la opinión pública es la impunidad con que muchas de las veces se mueven los poderes de los estados en función del interés (colectivo o no) de las élites dirigentes. Guerra sucia, espionaje generalizado, excarcelaciones por la puerta de atrás,  conculcación de los derechos humanos, delitos flagrantes sin castigo... son sólo unos ejemplos del amplio abanico de impunidades con que se mueven los gobiernos, por muy democráticos que estos sean. Una muestra paradigmática de este comportamiento, que en el mejor de los casos se podría catalogar de "poco ético", lo tenemos en el caso de Wernher Von Braun, el ingeniero alemán constructor de las terroríficas V2, al cual se le borró todo su pasado nazi por un póngame allá esos astronautas en la Luna.

Cohete V2
A finales de la II Guerra Mundial, los alemanes habían desarrollado la tecnología de unos cohetes teledirigidos, los cuales, cargados con explosivos, podían bombardear a distancia los centros neurálgicos de la Gran Bretaña; habían nacido los cohetes V2. No eran demasiado certeros, pero su invisibilidad les hacía sembrar el pánico entre la población inglesa, ya que llegaban hasta Londres, donde produjeron numerosas víctimas. Sin embargo, la guerra ya estaba prácticamente decidida, y el desarrollo de este armamento no llegó a ser decisivo, si bien ello abría la puerta a una nueva era bélica totalmente diferente a la anterior, despertando el interés de los servicios secretos aliados. 

Daños en Londres por un V2
Detrás de estos artefactos se encontraba la genialidad de Wernher Von Braun (1912-1977), un ingeniero alemán, cuya obsesión por construir cohetes que llevaran a la Luna le hizo no dudar en colaborar estrechamente con Hitler para poder desarrollar sus investigaciones. No obstante, a principios de 1945, era evidente que Alemania iba a perder la guerra y Von Braun, sabedor del valor de sus conocimientos, se debatía entre cuál de los bandos elegir para rendir todo su equipo. Los rusos y británicos quedaron descartados, ya que los unos por su brutalidad con los prisioneros nazis y los otros por venganza de los bombardeos de Londres, no eran los más adecuados a los cuales ceder sus investigaciones, por lo que decidieron privadamente que se rendirían a los americanos.

Lanzamiento de un V2
Los nazis eran conscientes también del valor de estos científicos, por lo que los desplazaron desde sus instalaciones en Peenemünde (costa norte alemana), que estaba a 160 km del frente ruso, a Oberammergau, cerca de la frontera austriaca, con la consigna de fusilarlos antes de que cayeran en manos aliadas. El avance de los aliados en todos los frentes, junto con la desbandada que se produjo en el ejército alemán tras la noticia del suicidio de Hitler, hizo que el equipo de Von Braun (unas 40 personas) decidiera ir al encuentro de las tropas americanas que se encontraban en Reutte, Austria, a pocos kilómetros de Oberammergau. El hermano de Von Braun, Magnus, que era químico y sabía inglés, cogió una bicicleta con un pañuelo blanco en el manillar y fue a buscar las tropas americanas, siendo interceptado por un par de soldados, que dieron aviso a las autoridades militares del "hallazgo". Era el 2 de mayo de 1945.

Von Braun (centro) al rendirse
Magnus volvió con un salvoconducto a dar aviso a Von Braun, y pronto fueron detenidos por los americanos que, al saber de quien se trataba, los trasladó rápidamente a Estados Unidos para interrogarlos. En principio la idea era extraer lo que sabían, y después devolverlos a Alemania, pero en poco tiempo se dieron cuenta de que era tal la cantidad y la calidad de los conocimientos que almacenaban que era de vital importancia que se quedaran en su país. El gran problema era el pasado inequívocamente nazi de una gran parte del equipo de Von Braun -él incluido- lo que les hacía estar clasificados como elementos altamente peligrosos del régimen nazi: Von Braun, integrante de las SS, había sido condecorado por Hitler; Arthur Rudolph, jefe de operaciones de la base de Nordhausen, donde habían muerto 20.000 esclavos trabajando para las V2 , era "100% nazi" y Hubertus Strughold había dirigido experimentos médicos aberrantes con prisioneros de los campos de Dachau y Auschwitz... solo por citar tres ejemplos.

Arthur Rudolph, un nazi "100%"
Roosevelt, que había muerto en abril de 1945,  había prohibido por ley que nadie que hubiese tenido un pasado nazi militante pudiera estar en Estados Unidos, y menos obtener la nacionalidad americana, por lo que era legalmente imposible que Von Braun y sus adláteres trabajaran para ellos en tierras americanas. Sin embargo, la creciente tensión con la Unión Soviética y el comienzo de la Guerra Fría, hizo más que evidente la importancia de Von Braun para el ejército estadounidense. Mientras tanto, todo el equipo se encontraba en Estados Unidos con un estatus similar al que tienen hoy día los prisioneros de Guantánamo, o como se llamaban ellos mismos, "prisioneros de paz", ya que, por no ser, no eran ni prisioneros de guerra.

Von Braun rodeado de militares nazis
Aprovechando la presidencia de Truman, una acción conjunta entre el Ejército, el FBI y el llamado JIA (Joint Intelligence Agency -Agencia de Inteligencia Conjunta- que se dedicaba al contraespionaje durante el final de la 2ª Guerra Mundial) borró todos los informes que existían con el pasado nazi del equipo de Von Braun, creando nuevos documentos en los cuales no se reflejaba ninguno de estos "ligeros" inconvenientes. Incluso a los mismos alemanes se les inquirió que no dijeran absolutamente nada de este oscuro pasado. No obstante, hubo un inicial rechazo por parte de los prisioneros, habida cuenta que más pronto que tarde saldría a la luz su pasado nazi y podrían ser acusados de mentir y ser expulsados. Fueron tranquilizados por los representantes de las autoridades, los cuales les transmitieron que no se preocuparan, que no dijeran nada y que si trascendía algo, ellos lo arreglarían.

Von Braun frente al Apolo XI
Este blanqueo de un pasado que no interesaba permitió que los ingenieros anteriormente nazis se pusieran a trabajar de nuevo en los proyectos que habían dejado a medias, pero esta vez, en vez de para Hitler, para los Estados Unidos. El desarrollo de misiles de crucero y de los cohetes que llevarían a los Estados Unidos a poner  un hombre en la Luna, hizo de Von Braun un héroe para los americanos, a pesar de que con el tiempo se reveló su oscuro pasado. Los servicios secretos, tras saltarse todas las leyes habidas y por haber a su antojo, acabaron por salirse con la suya: Von Braun, que había podido cumplir finalmente su sueño, obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1955 y encumbró a Estados Unidos como potencia militar y espacial. Jugada maestra.

Y es que, si todos están contentos... ¿a quién le importan unas leyes y un pasado nazi?


Von Braun, los oscuros teje-manejes de un Estado

Webgrafía

martes, noviembre 19, 2013

El triste origen de la palabra "quilombo"

Quilombo
Una de las palabras que más en boga está últimamente es "quilombo". Esta palabreja ha hecho fortuna gracias al programa "¿Quién quiere casarse con mi hijo?", un reality show bastante tonto pero entretenido, en el cual unos cuantos chicos se rifan la estima de otras tantas chicas. Cuestiones de calidad del programa a parte, en esta última edición había un concursante argentino el cual utilizaba la palabra "quilombo" con bastante profusión. Dicha palabreja es (o era) absolutamente desconocida en España, pero es de uso común en Argentina y resto de países del cono sur, designando follón, gresca, lío o alboroto, que es el significado con el cual se está utilizando por estos lares. No obstante el significado actual de la palabra, quilombo tiene un origen que poco tiene que ver con la juerga y la jarana, y sí con la inhumanidad del tráfico de esclavos.

La palabra "quilombo", en español argentino, procede de la palabra homónima portuguesa, la cual denomina a las aldeas enclavadas en el interior de la selva amazónica que habían sido fundadas por esclavos de origen africano que habían podido huir de la esclavitud de las grandes haciendas costeras a las que estaban sometidos. De hecho "quilombo" (campamento) simplemente es un préstamo del kimbundu, una lengua africana que se habla hoy día en el norte de Angola y que era nativa de muchos de los esclavos negros que se vieron obligados a atravesar el Atlántico.

Plan de carga de un barco negrero
Se estima que más de 60 millones de personas -se dice pronto- fueron las que se "importaron" desde África hacia América (sobre todo Brasil) para trabajar de mano de obra esclava desde mediados del siglo XVI hasta principios del s. XIX, habida cuenta que la mano de obra indígena americana era cada día más escasa, debido a las enfermedades y su exterminio sistemático. Grandes barcos negreros cruzaban el mar de la forma más inhumana e indecente posible cargados con su mercancía, llegando vivo tan solo uno de cada cinco esclavos embarcados. Estamos hablando de casi 50 millones de almas masacradas durante casi tres siglos.

Plano del Quilombo de San Gonçalo
Al llegar a su destino, como no podía ser de otra forma, las ganas de libertad eran muchas y se las ingeniaban para escaparse, huyendo selva adentro lejos de las garras de los esclavistas. Estos negros libres (llamados cimarrones, como los caballos escapados) se organizaban en pequeñas aldeas en claros de la selva amazónica que tomaron el nombre de quilombos en portugués y palenques en los territorios españoles.

Los quilombos, la mayoría de ellos empalizados, se dedicaban a la agricultura y se fueron desarrollando a base de la suma de esclavos negros escapados, así como de todo tipo de proscritos y huidos de la justicia portuguesa de toda raza y condición, llegando a alcanzar en algunos casos, como en el caso del Quilombo de los Palmares (estado de Alagoas, Brasil), casi los 20.000 habitantes y un perímetro fortificado de 6 km.

Máquinas para extraer el azúcar
Estos focos de resistencia, que ponían en jaque a las fuerzas del orden al esconderse en lo más profundo de la selva, se organizaron incluso militarmente (como guerrillas al principio, más organizados después), gracias al comercio con las poblaciones cercanas y con los asaltos a haciendas, donde liberaban a los esclavos y tomaban las armas que encontraban. Todo ello se convertía en un problema para la administración portuguesa y para los hacendados esclavistas, los cuales no dudaron en utilizar infames mercenarios caza-cimarrones que se dedicaban a la recuperación de esclavos, habida cuenta que cada esclavo negro liberado, era, simplemente, una inversión pecuniaria perdida para el hacendado.

Líder asesinado de los Palmares
La represión por parte del ejército portugués de los quilombos -algunos de los cuales llegaron a durar varias décadas y acabaron por tener población nacida en ellos que no habían tenido ningún trato con la esclavitud- fue in crescendo durante finales del siglo XVII y  principios del XVIII. Ello fue el resultado de la presión de los hacendados esclavistas y al riesgo que suponía para el sistema productivo brasileño (basado en la caña de azúcar y en la mano de obra esclava) el hecho de que existieran focos rebeldes que animaban a la lucha contra la esclavitud. A mediados del siglo XVIII ya habían desaparecido casi todos los quilombos brasileños con una gran represión ejercida sobre sus líderes y devolviendo a la esclavitud los negros que habían podido volver a la libertad durante un tiempo.

Estampa del cultivo de caña
A pesar de ello, la palabra sigue viva, ya que hasta la abolición de la esclavitud en Brasil en 1888, los esclavos siguieron escapándose y escondiéndose en la selva, aunque no de forma tan organizada ni importante. Quilombo, en español, debido al contacto con el portugués brasileño, pasa entonces a ser sinónimo de lugar proscrito y problemático e incluso de burdel, llegando hasta hoy día como sinónimo de problema, lío o follón.

Vida en los quilombos
El lenguaje, como elemento vivo de la cultura humana, modifica a su antojo las palabras, como la herramienta de comunicación adaptable en el tiempo que es. Sea como sea, y aunque hayamos olvidado completamente el origen último de esta palabra, vale la pena recordar que tras una palabra intrascendente hoy día, se oculta todo el sufrimiento humano gratuito de una época que no debemos borrar de nuestra memoria histórica. 


Quilombo, una palabra de moda con un triste origen

Webgrafía

lunes, noviembre 18, 2013

El misterioso caso de las chicas con reglas simultáneas

Martha McClintock
El ser humano, como ser social que innatamente es, tiene tendencia a acercar posturas en opiniones, hábitos y formas de ser con aquellos con los cuales tiene una convivencia más cercana e intensa. Esta adaptación a los caracteres generales de quien vive más cerca de uno, es conocida desde siempre y ha dado lugar a refranes como aquel de "dos que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma condición", en que los caracteres propios de las parejas se acaban por diluir por una convivencia extensa e intensa. Este extraño proceso de adaptación coexistencial, que llega a hacer que las personas se parezcan incluso físicamente, lo encontramos también en el ámbito laboral, donde la convivencia prolongada con los mismos compañeros puede provocar curiosos efectos de convergencia, llegando al colmo en un efecto que lleva a las mujeres a sincronizar sus menstruaciones después de un tiempo de convivir juntas. Es el conocido como Efecto McClintock y les aseguro que lleva auténticamente de cráneo a los científicos.

¿Amigas hasta en la regla?
Una de las comidillas que más habitualmente se llevan entre las mujeres que conviven en una oficina, un internado o cual sea el sitio en que coexistan diversas chicas durante prolongados períodos de tiempo son los efectos -más o menos visibles- de las reglas de cada una de ellas. Los hombres, como -por suerte- no padecemos de estos contratiempos, nos mantenemos al margen de estas conversaciones y no nos damos cuenta, pero ellas en tanto que les afecta, lo comentan, y no pocas veces llegan a darse cuenta de que los ciclos menstruales de unas y otras, con el tiempo, llegan incluso a solaparse.

Tendencia estadística a la sincronía
La mayoría de las veces, no pasa de un comentario entre compañeras, pero la psicóloga Martha McClintock, se lo tomó más en serio, y tras observar el fenómeno entre 7 vigilantes de playa, hizo una investigación científica con 135 chicas de entre 17 y 22 años en un internado. Tras este estudio, publicado en la revista Nature en 1971, comprobó que, al cabo de 4 meses, las chicas tendían a sincronizar sus períodos y a los 7 meses, ya los tenían completamente simultáneos, produciéndose primero entre el círculo de chicas que vivían más cerca (compañeras de cuarto, por ejemplo), y afectando más tarde a las más alejadas convivencialmente hablando (las de otros cuartos, vamos). Si bien ignoraba la causa -McClintock era psicóloga, no biológa- se apuntaban a las feromonas como posibles causantes de este efecto.

Ciclo de hormonas de maduración
Según parece, las mujeres, en los momentos previos a la ovulación, emiten una serie de productos químicos -supuestamente, feromonas- que afectan a la hormona que controla la maduración de los folículos ováricos. Esta feromona se emitiría junto al sudor axilar, y las otras mujeres, al olerlas, sincronizarían los ciclos menstruales. En este caso, habría mujeres "alfa", que serían las que inducirían a las demás a regularizar los periodos del grupo. Sin embargo, uno de los problemas fundamentales es que la ciencia no ha descubierto todavía la existencia real de tales feromonas humanas, por lo que se ha extrapolado del comportamiento de otras hembras de mamíferos e insectos de los cuales sí se conoce la existencia de feromonas, pero si esto es así... ¿qué necesidad tienen las hembras de ser humano de sincronizar las reglas? Los científicos, también han emitido su teoría.

Manada de babuínos
Por lo visto, en el tránsito de primate a homínido, también se pasó de una sexualidad basada en el harén (tipo los babuínos) a una monógama. En el harén, en que un único macho se encargaba de fertilizar a las hembras, el hecho de que no se solaparan las reglas favorecía la inseminación consecutiva de todas ellas por el mismo macho. No obstante, en el momento en que este modelo se convierte en un inconveniente para el desarrollo de la especie (por ser poblaciones pequeñas y dispersas), las hembras tenderían a sincronizarse, dificultando la fertilización de todas ellas por un solo macho. En esta situación, todas ellas entrarían en celo simultáneamente, permitiendo su inseminación por parte de más individuos y no solo del macho "alfa", al cual le sería prácticamente imposible evitar que otros machos también transmitieran sus genes, aumentando la variabilidad genética de la población. 

La estadística explicaría la sincronía
Todo lo explicado anteriormente, parece que explicaría perfectamente el porqué las chicas simultanean las menstruaciones, pero resulta que no todos los científicos lo tienen tan claro, y ni tan solo creen que el efecto exista en realidad.  De hecho, desde el principio, se criticó a la doctora McClintock por el estudio estadístico que publicó, debido a que -según sus detractores- los datos fueron exagerados y no diferían mucho de los que se producirían al azar, lo que invalidaría la prueba. Además, toda la teoría esta basada en la existencia de unas feromonas que son más esquivas para la ciencia que el monstruo del Lago Ness, lo cual invalidaría objetivamente la teoría. Y, por otro lado, el hecho de que coincidan en un espacio temporal, entienden que es una mera cuestión estadística, ya que por simple probabilidad aritmética, por muy diferente que sea la duración de los periodos, siempre habrá un momento en que se solapen.

Dolores menstruales
Sea uno o sea otro, la controversia está servida, dado que la lucha entre detractores y seguidores se encuentra en tablas técnicas. Los unos no pueden probar la existencia de la sincronía menstrual al 100%, pero los otros no pueden negarla al 100%, de tal forma que hay tantos estudios que se muestran a favor como en contra. La simultaneidad de los periodos se produce, efectivamente, pero no se puede afirmar que su origen no se produzca por simple azar en vez de por interacción social. Tan solo el descubrimiento de unas feromonas que hasta ahora no existen podría hacer decantar la balanza. Una balanza que, sea en compañía o en solitario, no os evitará las continuas y cansinas molestias de vuestras reglas mensuales.


Mujeres con regla en el arte rupestre australiano


Webgrafía