Publicidad

viernes, enero 29, 2010

La cerrazón de las aperturas.

El paro, en este país es demencial: bien pronto llegaremos al insoportable 25% de la población activa en paro. Por su parte, a todos los políticos se les llena la boca de las medidas que han implantado para reducir el paro, y se gastan millonadas en tapar las ídem de las grandes empresas que utilizan las ERE como rehén de la sociedad para sacar pingües beneficios del gobierno a fin de paliar una deslocalización que no están dispuestas a evitar. El gobierno actual está a la deriva y conduciendo la crisis a golpe de volantazo. Y así no se va a ningún sitio.

La crisis está golpeando fuertemente, si, pero aquí no se está sabiendo capear el temporal. Nuestros políticos, ni saben ni están acertando en las medidas a tomar, y mientras que por un lado están dando subvenciones a las multinacionales pre-deslocalizadas, gastando dinero público a espuertas para las ruinosas empresas del tocho y sosteniendo artificialmente una flota pesquera obsoleta y excesiva, resulta que no hay ni un solo incentivo para que esa población que queda en paro y quiere volver a trabajar, ponga su taller, pequeño negocio o su tiendecita. Inaudito.

En estos momentos de crisis, la gente agudiza el ingenio ante la perspectiva que las empresas grandes no generan -ni quieren generar- empleo. Es en esta tesitura que la opción del auto empleo es la más eficaz para salir del bache... o eso, o seguir cobrando del paro los dos años que toca, siendo una rémora más para las arcas. Pues no. Antes de bajar los gravámenes a las aperturas, las tasas desquiciantes de los permisos necesarios y las nulas exenciones fiscales a la creación de nuevas empresas, antes de eliminar eso, prefieren que los parados sean una carga al estado.

En vez de esas medidas de facil implantación y de resultados seguros, prefieren invertir millones en unos créditos a las empresas, que gestionados y dados con cuentagotas por los bancos acaban por beneficiar a empresas medianas y grandes ya radicadas y con solvencia, que no necesitarían ese dinero. No tiene sentido.

Por contra, los ayuntamientos están actuando como el propietario de un gimnasio, que por no confiar en la viabilidad de sus clientes cobra una matrícula: Si después no viene, ya se ha sacado una mensualidad extra. Y hasta aquí se pudiera llegar. El ansia recaudatorio de nuestros municipios es tal que quita las ganas de abrir cualquier negocio a cualquier persona que no tenga los recursos, experiencia y conocimientos óptimos para tenerlo. Eso sí, la edad para jubilarse se alargará cínicamente hasta los 90 años.

Con esta política no dan una oportunidad a que se hagan nuevos empresarios, ni a que se abran nuevas tiendas que dinamicen la pequeña economía de la calle, ni a que se ocupen los miles de locales vacíos y sin producción, ni que aumente la población activa, ni que los parados "maduros" encuentren un futuro más allá de "sanguijuelar" del paro... Nada. ¿Es de lógica? ¿No será que nuestros políticos simplemente están mirando el pan para hoy y el hambre para mañana, con el único fin de asegurar sus calentitas poltronas?

Lástima que no pidan los mismos trámites y paguen las mismas tasas para ser diputados. En vez de un parlamento, con una caseta de obras, ya tendrían bastante.

Rinde mucho más cerrado. Sin duda.

miércoles, enero 27, 2010

Cementerio de hipocresía.

Este es año de elecciones, y se nota. La que se ha montado por el asunto del Almacén Atómico Centralizado en Ascó o en Yebra, no es gratuito. No nos engañemos, detrás de tanta fanfarria anti-cementerio nuclear, detrás de tanto "ecologismo" de los partidos, detrás de tanta presión a los pobres alcaldes de los municipios candidatos, no hay nada más que electoralismo barato y muy pocas ganas de hacer las cosas bien.

Las instalaciones nucleares son las feas con las que ningún partido en el gobierno quieren bailar, pero por desgracia no hay más bailarinas y han de chupar quieran que no. Por su parte, el ciudadano de a pié no quiere ni oír hablar de centrales atómicas ni nada que se parezca, y castigará al político que se pase en estas veleidades... y los políticos lo saben. ¡Vaya si lo saben! Por lo que en este año electoral no hay ningún partido, ni ningún político, que quiera poner el cascabel al gato.

¿Cómo van a estar de parte de un alcalde que quiera poner un cementerio nuclear en su municipio? ¡NOOOOO! ¡Jamás de los jamases! CiU expedientará al de Ascó, y el PP al de Yebra si hacen algo que ponga en peligro los escaños de sus señorías en el Parlamento. Hipocresía elevada a la enésima potencia, destapando que lo que a los políticos de "carrera" (del galgo, claro) les importa no es arreglar los problemas reales de la gente, mojándose y exponiéndose a decisiones impopulares, sino que unicamente les interesa seguir viviendo del cuento otra legislatura más. Y aquí tenemos la prueba irrefutable.

El problema nuclear está provocado por las altas esferas políticas, que desde lejos, en vez de mojarse para arreglarlo, se han ido pasando la patata caliente de una generación política a otra, dejando que se haga una bola de nieve a base de no quererse mojar lo más mínimo en el lodazal de las decisiones impopulares, pero necesarias. Cuando ya no haya más remedio meterán baza, pero jamás antes... y si pueden evitarlo, lo harán.

De mientras, la población, más hipócrita todavía, enrocada en un "no en mi casa" nefasto para la sociedad, niega el emplazamiento de cualquier infraestructura, ya sean nucleares, térmicas, carreteras, ferrocarriles, prisiones, vertederos, granjas, embalses, mataderos, cementerios... !incluso los inocuos molinos de viento!, por no quererlos cerca de casa. Curiosamente esta misma sociedad, no solo no sacrifica NINGUNA de las comodidades que proporcionan estas infraestructuras, sino que encima las exige, en un acto de cinismo colectivo difícilmente explicable.

Nadie quiere saber nada del problema. Recemos entre todos porque las centrales nucleares francesas sigan funcionando durante muchos años, porque como fallen, vamos a tener que conectarnos a Internet a través de un candil.

Panda de hipócritas.

Alguien querrá que el gato se lo ponga él solo.

lunes, enero 18, 2010

Colonias contra la miseria.

Ya han pasado unos cuantos días desde el terremoto que asoló el país más pobre de América, y uno de los más pobres de la Tierra. Todo el mundo se ha volcado a ayudarlos en un intento de paliar el sufrimiento de aquella gente. Sin embargo ello no es más que un parche Sor Virginia en una situación política y social totalmente desquiciada. ¿De qué sirve enviar unas toneladas de barritas energéticas en un país en el que -de por sí- no funciona NADA? Curiosamente Haití fue uno de los primeros países de América en independizarse y el primero en formarse después de abolir la esclavitud... y no puedo, por menos, que pensar que de poco les ha servido su independencia.

El gobierno es corrupto, no existe productividad económica por falta de estabilidad social, las bandas armadas son los amos de la calle; no hay luz, ni agua, ni alimentos; están en perpetua guerra civil y tan solo la ley del Talión y la del más fuerte funcionan. ¿Cómo se puede arreglar una situación semejante? Si no se hace borrón y cuenta nueva, la viabilidad de esa sociedad es simplemente nula. Sin embargo, si un país en estas circunstancias no puede mejorar por sí solo... ¿porqué no renunciar a su independencia y aceptar una "colonización" de mutuo acuerdo con una potencia más fuerte que lo tutele? Estando en el fondo del pozo, solo cabe ir mejorando.

Imaginemos el caso de Haití, Burkina Faso o Bangla Desh, países superpoblados y pobres a matar... ¿Les sale rentable ser independientes? Posiblemente a los cuatro ricachones que se benefician de la situación si, pero al grueso de la población, lo de la independencia no es más que una simple utopía, ya que con orgullo no se llenan los estómagos. No obstante estos países no son pobres, sino que son mal gestionados por las oligarquías caciquiles que los gobiernan.

Supongamos que Haití admite una tutela de China, tan ávida como está China de encontrar mercados baratos donde fabricar sus productos aún más baratos. Invasión militar de tropas chinas, y puesto en "orden" del caos reinante manu-militari. De acuerdo que los derechos humanos de algunos se verán diezmados, pero seamos realistas: ahora no existen derechos humanos en Haití. De hecho China ya ha hecho más o menos lo mismo en Sri Lanka, dando dinero al gobierno y eliminando de raíz el problema tamil, para hacer de la antigua Ceilán un punto estable que le sirva de trampolín de sus manufacturas.

Una vez reestructurada y tranquilizada la sociedad (los chinos son expertos), será el paso de comenzar a hacer producir a los 8 millones de negros pobres como ratas, y que estarán deseando trabajar 20 horas diarias por 3 euros a la semana, ya que al fin y al cabo, ahora ganan menos y su vida no vale un colín. Instalación de la industria china y mercados potenciales a 4 pasos que le permitirá mejorar su rendimiento económico, dando una oportunidad de empleo y estabilidad a una población que está el 60% en paro.

Pasado un tiempo, el nivel de vida habrá aumentado lo suficiente como para no estar entre los últimos, pudiendo entonces pensar en mejorar condiciones sociales y políticas, ya que sólo cuando una sociedad se encuentra estable y pacificada puede avanzar.

En el último estadio, la economía ha mejorado tanto que la neo-colonia puede llegar a plantear la "independencia" del país "colonizador" si es el deseo de la población, según sean los términos del tratado de re-colonización y, a partir de aquí, volver a empezar la andadura por su cuenta.

Vale que la situación es utópica, pero hemos de pensar que, ahora, no tienen empleo, la ayuda internacional es más publicidad que otra cosa, y lo que es peor, no hay la más mínima esperanza para un país que el 80% de la población está bajo el nivel de la pobreza. Sería por tanto, una luz en el fondo del túnel.

Resulta curioso que lo que aquí consideramos la solución a nuestros problemas, la independencia, sea justamente un foco de problemas para los países más pobres.

¡Que mal repartido está el mundo, copón!

¿Un monumento a los "re-colonizadores"?