Publicidad

miércoles, marzo 18, 2009

Vista de lince.

La Iglesia ha caído muy bajo con la propaganda del lince. Muy bajo.

No se puede ser tan hipócrita de defender la vida a ultranza de los fetos y de los tetrapléjicos, cuando no les preocupa lo más mínimo la calidad de vida de los mismos. Es una auténtica demagogia.

¿Se preocupa de la calidad de vida de las madres violadas? ¿Se preocupa porque esa vida nacida tenga un porvenir? ¿Se preocupa porque el Sida no se expanda? ¿Se preocupa del sufrimiento de un tetrapléjico? ¿Se preocupa de si los crios se mueren de hambre? No. A los cristianitos, los crias y los pagas, tú. Acabáramos.

A la cúpula eclesiastica lo único que le importa es que a este mundo vengamos a sufrir gente y más gente. No miran que en el África subsahariana se están muriendo de hambre, de violencia y de sida....¡eso da lo mismo! Lo importante es que cuanta más gente sufra y más ignorante sea, más van a llenar las iglesias y más grande podrán hacer el trono de oro del Papa en Roma. ¡Eso es de una vileza inaudita!

Sectarismo, hipocresía y jeta de cemento armado, es la mejor tarjeta de presentación para una organización que pretende dar lecciones de moralidad mientras que algunos de sus "so cerdotes" se entretienen a tocarles las partes pudendas a niñas indefensas. ¿Lo peor? que encima hay gente bienintencionada y/o ignorante que les hace caso.

6.000.000.000 de personas contra 200 linces. Yo tengo claro quien es plaga en la Tierra y quien hay que defender de su extinción.

¿Usted no?

Yo lo tengo clarísimo.