Publicidad

viernes, noviembre 28, 2008

Anzuelos, anuncios y crisis.

Sabido es que los que hacen los anuncios de la tele se las buscan todas para hacer caer al espectador en su trampa. La Administración, por su parte, intenta poner freno a los pseudoestafadores que venden sus productos engañosamente obligando a hacer los anuncios de una forma determinada o a incorporar una serie de informaciones que no interesan mucho a las empresas añadir. De esta forma podemos observar el típico añadido final de los medicamentos del "consulte a su farmacéutico" o los anuncios que se desplazan debajo de la imagen de los coches. Sin embargo, las compañías telefónicas que viven del pseudoengaño, cuando no del engaño directo -que se lo digan a la OCU- se las buscan todas.

Los proveedores de servicios telefónicos e internet, venden muchas veces a bombo y platillo ofertas que son muy llamativas, pero que son simplemente un anzuelo para pillar al incauto usuario. Una vez pasado el tiempo de la oferta, los precios se disparan de forma algunas veces verdaderamente usurera, pero como la Administración obliga a que la información esté incluida el anuncio para no engañar al cliente, no la pueden eludir... o si.

Lo típico es que, escrito en una letra minúscula y a una velocidad endiablada, te pasen las informaciones obligatorias de tal forma que no puedas leerla, pero ello genera a su vez quejas porque la información no es accesible. Pero es época de crisis, y las neuronas se afilan en la misma proporción y... ¿que han hecho? Muy sencillo.

Ahora, la tendencia es hacer salir la información comprometida en las letras correderas a la vez que la información principal de la pantalla, de tal forma que lo que más te llama la atención del anuncio sea lo que oculte la información realmente importante. Y no es que se oculte físicamente sino que al destacar una información y llevarse la atención en ese momento, resulta totalmente imposible ver las dos cosas a la vez, por lo que si de verdad quieres ver esa información, has de hacer el esfuerzo de esperar otra vez el anuncio y no mirar lo más llamativo. La cosa no es fácil, y al añadir un sobreesfuerzo, la gente no lo hace, por lo que la compañía sale de rositas con su media mentira vendida como una verdad absoluta.

Total, que los consumidores tenemos más a decir que no parece en estas situaciones, ya que simplemente comparando y mirando bien las etiquetas e informaciones podemos tener suficiente para no caer en la tela de araña que tejen los "marketers".

El no ser comodón, en época de crisis, ayuda mucho.

Si no te fijas, seguro que caes en la trampa.

martes, noviembre 25, 2008

Y sin que sirva de precedente...

Por una vez, y sin que sirva de precedente, aprovecho esta plataforma bloguera para dar a conocer el blog que hemos confeccionado para nuestra tienda. El enlace es este...


No me gusta hacer estas cosas, porque es mezclar la vida privada con la laboral y siempre he luchado por separar ambas facetas, pero tú... la crisis achucha y uno se tiene que buscar las garrofas como sea, y si encima os puede interesar a vosotros, pues mira,... ¡mejor que mejor!

¡Espero que me lo enlaceis! Que cada uno que me lo enlace, lo enlazaré yo también en la página... ¿hace un quid pro quo? ;-)

¿Hace un "enchufillo"? Vaaaa... porfi!

jueves, noviembre 20, 2008

Ni a hostias

Por si aún no habíamos tenido suficientes especuladores en L'Hospitalet de Llobregat durante la historia, ahora va el ayuntamiento y quiere cargarse la última zona agrícola de la población con la excusa de hacer un parque y no se cuantas miles de viviendas. De vergüenza.

¿Alguien les ha explicado que la cultura del tocho beneficia a cuatro, pero nos va a hundir a todos? ¿Alguien les ha explicado que el mismo ayuntamiento pretendía hacer de esa zona -única zona sin urbanizar del municipio- un parque agrario para no olvidar las raíces de la villa?¿Alguien le ha explicado que esa zona está YA incluida dentro del Parque Agrario del Baix Llobregat?

Los codiciosos no aprenden ni a hostias.

Diario oficial del Ayuntamiento, en 1997
Si, hombre... ¡que ahora van a dejar perder un euro!

domingo, noviembre 02, 2008

La cerrilidad de los portugueses.

Personalmente tengo una afición rara, o cuando menos poco habitual en este país: leo con avidez las etiquetas de las conservas.

Esta mañana, leyendo la etiqueta de un bote de mermelada sueca de naranja y flores de saúco comprada en el Ikea, me ha llamado la atención una de las traducciones de los ingredientes. Particularmente me resulta interesante ver como se dice un cierto tipo de ingrediente en cada idioma que pone en la etiqueta, encontrando curiosidades según las relaciones entre las diferentes lenguas, o incluso ver como para DIA, los artículos españoles están dentro del pack junto con los griegos, turcos y portugueses, pero no con los italianos o franceses, aún distando pocos kilómetros de ellos. Uno ya está acostumbrado a estar metido en el vagón de cola.

Sin embargo, hoy, los que han quedado en mal lugar han sido nuestros vecinos peninsulares, los portugueses. Por lo visto para los suecos, los portugueses son, a parte de pobres, bastante duros de mollera, o sino, no hubieran puesto esto...

Conservar no frigorífico depois de abrir (a conserva)

Es decir... conservar en el frigorífico después de abrir, y por si no lo han entendido, añaden... ¡¡"la conserva"!! Anda que no! igual con lo dicho meten la nevera en otra nevera porque la han abierto! Para darse de cabezazos contra una pared.

He mirado convenientemente el resto de traducciones (castellano, inglés, italiano, francés, alemán...) y en ninguna de ellas añadía la coletilla "la conserva", dando por entendido que lo que se tenia que guardar una vez abierto era el bote y no la nevera. Los portugueses, por lo visto, son más tontos que nadie.

Animalejos. Qué malo es ser pobre.


Y nos quejamos de que nos tratan mal...