Publicidad

sábado, marzo 24, 2007

Boicot a la Libertad.

De verdad que a mí ya me gustaría poder dedicar este post a otras cosas diferentes, pero cada día que pasa esta gente del PP me provoca cada vez más indignación. Porque se puede ser más o menos conservador, estar a favor de una economía más liberal o más social, a favor de unos colores u otros, pero lo que no puede ser es ir directamente en contra de los principios de libertad y democracia, ya que eso supone un ataque directo a una sociedad supuestamente avanzada. Hoy ha sido la declaración del boicot que el PP va a hacer al grupo Prisa por las críticas vertidas -sin citarlos directamente- por el presidente de Prisa, Jesús de Polanco. Vale la pena sentarse un rato y reflexionar al respecto porque la cosa es fuerte.

Particularmente considero que la libertad de información y de expresión son básicas para el mantenimiento de una democracia. Yo, a pesar de que todos sabéis del palo que voy, acostumbro a leer más el ABC o La Razón que el País, simplemente porque para leer a los que sostienen tesis próximas a las mías, ya me tengo a mí mismo, claro. Me gusta confrontar mis ideas con otras, ya que sólo comparando puedo llegar a tener una opinión personal, y lo que es más interesante, libre. Sin embargo...¿Gusta esto a la cúpula del PP? A la vista de lo anterior, no.

El hecho de que un partido político votado por 10 millones de personas utilice la recusación y la desinformación como arma política, habla muy mal de su talante democrático y sí habla mucho de su tendencia a eliminar todo aquello que considera que es contrario a su imagen e ideología. El que un partido europeo -supuestamente-, con responsabilidad de gobierno en un país europeo -supuestamente- haga un boicot oficial a un grupo informativo simplemente por que no les están lamiendo el culo con sus críticas, significa que éste partido de democrático tiene poco, por no decir nada. ¿En qué país estamos? ¿En España o en Marruecos, en que el Rey hace y deshace a su antojo y todos los medios de comunicación están controlados por él? De locos.

Alguien me puede tachar de que esta crítica es partidista y que si fuese al revés sería más benévolo, y se equivoca totalmente. La libertad de expresión la tiene desde Losantos, pasando por Pedro Jota, Iñaki Gabilondo, Sopena o Urdaci, y jamás se me ocurrirá pedir que les sea coartada bajo ningún concepto, ya que es un derecho de todo ciudadano libre. Los dirigentes pseudo-falangistas del Partido Popular, por su parte, no son del mismo parecer y a éste boicot dictatorial que no se daba desde la época de Fraga en su faceta de Ministro de Información con Franco, suman la suspensión a las bravas de las emisiones de TV3 en el País Valenciano. Las informaciones que no les son favorables simplemente las eliminan. Punto pelota. ¿Se imaginan que Zapatero hiciera lo mismo con la COPE? Sería el acabose.

Si les soy sincero, tengo mucho miedo de la gente acomplejada y prepotente que tiene miedo de la gente que piensa diferente de ellos, e intentan callarlos como sea porque les resulta un estorbo para sus intereses. Hitler y Stalin empezaron con lo mismo y llevaron al mundo a donde lo llevaron. ¿Lo peor? Que se sienten respaldados por 10 millones de españoles y que Fraga conoce perfectamente el camino a seguir.

Créanme si les digo que tengo miedo.

El siguiente paso.

jueves, marzo 22, 2007

Resistencia.

Desde la derecha aragonesa siempre se ha buscado la confrontación con Catalunya en relación a lo que se ha dado a llamar Franja de Ponent (Franja de Oriente, para los maños), una zona limítrofe a Catalunya en la que a pesar de no haber sido jamás catalanes, hablan en catalán desde la Reconquista.

Los métodos que han utilizado han sido los que secularmente ha utilizado el poder españolista en todas las zonas del país donde el castellano no es la lengua predominante: denigración y desprecio de la lengua y cultura propias de la zona (se dice que hablan "chapurreao" e incluso que es un dialecto del aragonés), prohibición expresa de la utilización de la lengua propia, acoso mediático y político de los movimientos de defensa de la cultura de la Franja, todo ello para romper los lazos culturales que los unen con Catalunya. El conflicto del Museo Diocesano de Lleida y el arte de la Franja es simplemente un llamativo ejemplo de la situación. Situación tan aberrante como que la extrema derecha aragonesa no ha dudado en poner en la picota a la misma lengua aragonesa siguiendo los mismos procedimientos que con el catalán en la Franja.

En este marco de confrontación cultural inducido desde las altas esferas de poder, ha salido un grupo de rock llamado Los Draps que defienden a ultranza la lengua que hablan (el catalán) y lo que es más importante, su indudable aragonesismo, ya que consideran que en Aragón se hablan tres lenguas y no se está haciendo absolutamente nada para defenderlas desde el gobierno autonómico aragonés.

Tal es el ímpetu que ponen en sus letras estos 7 jóvenes del Matarranya -único grupo musical que canta en catalán en Aragón- que el PP aragonés los ha denunciado por llamarlos "fascistas" e "hijos de puta" en una de sus canciones, más concretamente en esta.

La Franja, además, se ha convertido en campo de batalla entre los nacionalistas españoles y los nacionalistas catalanes, sin tener demasiado en cuenta que las gentes del lugar tienen mucho que decir, y estos chavales lo dicen y bien clarito: quieren defender su lengua y su cultura de los ataques directos de quien la desprecia, pero también quieren defender su propia independencia como aragoneses. Un bravo por ellos.

De verdad que creo que ya va siendo hora de una vez de que seamos todos conscientes de que la realidad española, guste o no, es algo más que el castellano, los toros y las castañuelas.

No los harán callar.

martes, marzo 20, 2007

Ante todo, navarros.

Ahora le ha tocado a Navarra el ser el tablero de juego de las hordas del nacionalismo español. Cuando parecía que se habían agotado las jugadas en otras partes de España víctimas de la acusación de secesión y traición al Estado español, les ha faltado tiempo a la rancia derecha peninsular de reclamar una españolidad a ultranza de unos territorios de los cuales, si algo se puede decir que es falso de solemnidad es que sean de nadie.

Para comenzar, la “españolísima” Navarra de la cual estamos hablando, no es más que una parte de la Navarra original, de compleja historia, que se extiende a ambos lados de los Pirineos. Lo que en España se conoce como Navarra es en realidad la Alta Navarra, en contraposición de la Baja Navarra que en estos momentos pertenece a Francia. Eso seguro que usted no lo sabía. Lógico, estos datos son de poco interés y no tiene porqué saberlos, porque Navarra es más española que las castañuelas –dicen.

La Baja Navarra quedó aislada del resto cuando fue conquistada la Alta Navarra por Fernando el Católico y mantuvo su independencia en Francia hasta la Revolución Francesa a pesar de que el rey Enrique III de Navarra -el primero de los borbones curiosamente- accedió al trono francés en 1589. Más curioso resulta que los reyes franceses tenían el escudo navarro en su enseña y el título oficial de rey de Navarra hasta 1791 en que desapareció la monarquía y quedó definitivamente unida a Francia. España no empezó a utilizar las cadenas navarras en su escudo hasta el 1868 y la Alta Navarra acuñó moneda propia hasta 1841.

Vale la pena recordar también que en Navarra, un 12% (más de 60.000 personas) de la población son de habla vasca y que mantienen un estrecho vínculo de unión entre el resto de zonas de habla vasca, ya sean ultrapirenaicas como traspirenaicas. Mantienen una independencia fiscal respecto del resto de comunidades autónomas españolas, son los que menos gente aportan al ejército de todas ellas (0.15%) y donde más insumisos había antes de la profesionalización.

En fin, que ante una historia tan azarosa el quererse aprovechar del sentimiento navarro en beneficio propio ha sido un recurso típico de todos los reyes que han querido conquistarla desde el principio de la historia, y ahora siguen en su línea. Al igual que hicieron en su momento los reyes franceses, los castellanos o los aragoneses, ahora son los unionistas vascos o los nacionalistas españoles los que siguen en la brecha. La realidad sin embargo es otra muy diferente y cualquier utilización de su identidad no es más que una burda manipulación de su identidad para beneficiar juegos políticos en otras partes:

Navarra no es española, ni francesa, ni vasca, ni aragonesa, es, sencillamente, navarra.

Hay gente a la que le cuesta entenderlo.

Desde 1212, navarros hasta en el anís.

sábado, marzo 17, 2007

Vivir para entender.

Si hay algo en lo que se ha empecinado el nacionalismo español, ha sido en denigrar sistemáticamente todo lo que venga de Catalunya, y en especial lo concerniente a la lengua. La imagen que ha querido dar a toda España es la idea de que por estas tierras hay una SS que persigue a todo el que habla en castellano y que te encuentras cohibido a expresarte en castellano en cualquier ámbito. La mala folla que se ha de tener para decir esto es increíble, pero ya sabemos que siempre hay ojos que se enamoran de legañas y que hay mucha gente que quiere creerse lo que esos profetas de lo falso quieren vender a todo el mundo. No hay peor ciego que el que no quiere ver, ciertamente.

Yo, debido a mi profesión de tendero, muevo una base de clientes que ronda las 500 personas que me da una visión estadística bastante objetiva de la situación lingüística de esta parte de la zona metropolitana de Barcelona.

Para empezar, hemos de contar que cada persona que tengo registrada acostumbra a ser un único representante de la familia, ya que debido a que los productos que ofrezco son dedicados mayormente al público infantil, son los padres los que constan como clientes, estaríamos por tanto hablando de una población potencial de alrededor de 2000 personas. Pues bien... ¿se pueden creer que de estos 500 clientes hablo en catalán con ellos con unas 5 personas? Pues créaselo.

En esta Catalunya que reprime el castellano con penas de cárcel y garrote vil, el uso del catalán en esta tienda se equipara al uso del rumano, el francés, el chino o el ruso, y está muy por debajo incluso del árabe. El rey sin discusión alguna, es el castellano, con un abrumador 95% de hablantes ¡Pues vaya mierda de inmersión lingüística! ¿No les parece?

Eso sí, como me muevo en el ámbito educativo, cuando trato con responsables de centros, la lengua vehicular acostumbra a ser en catalán, pero tampoco es la regla general, ya que en los centros del ámbito metropolitano el 50% de ellos se dirigen a ti en castellano. No hay que olvidar que más de la mitad de la población catalana se concentra en Barcelona y alrededores.

La realidad es la que es, y buscar la confrontación en Catalunya trasladando un frente de buenos y malos tan típica de una cerrada y orgullosa mentalidad castellano/madrileña, es simplemente energía perdida, que se traduce en votos en otras partes del país.

Aquí, por nuestra parte, hacemos tirabuzones con las bombas que tiran los fanfarrones, porque nadie con una visión centralista de España podrá comprender jamás cómo una sociedad que en su mayoría se expresa en castellano no se “levante” en respuesta a la supuesta explotación lingüística catalanoparlante. Si a esto añadimos que el segundo y el tercer partido más votado en la zona metropolitana que estoy hablando son nacionalistas catalanes, es de entender que estallen de gozo y satisfacción los que querrían que se produjera una ruptura social entre los catalanoparlantes y castellanoparlantes en un vano intento de buscar remover el río para sacar réditos electorales rápidos. Se ha de vivir aquí para entenderlo.

No en vano somos la puerta de Europa y destino prioritario de los guiris: Por Catalunya se pasa; a Madrid se va.
Nuestro pan con tomate gusta más.

viernes, marzo 09, 2007

Estaba pensando en el PP...

...y como iba a decir una barbaridad, prefiero callarme.

No soy tan mal hablado como para expresar en palabras lo que me despiertan la hipocresía y las ganas de poder de esos individuos.

Si, mejor me callo.

Hablan ellos. Los demás debemos callarnos.