Publicidad

sábado, diciembre 31, 2005

FELIZ AÑO NUEVO 2006

Estos días no tengo muchas ganas de ir repartiendo coscorrones a diestro y siniestro, remarcando lo mal que está esto y lo hijos de mala madre que son aquellos otros. No. Ya bastante me agobian las compras y las gentadas de estos días - a mí, que cuando veo cuatro personas me parece encontrarme en las manifestaciones contra la guerra de Irak- como para dedicarme a rebanar cabezas, moralmente hablando, of course.

No. Estos días son dias de juerga, comilonas, borracheras, regalos... para pasarselo bien durante los días más fríos, cortos y aburridos del año. Ya dejaremos para más adelante el arma de destrucción masiva que son las palabras, ya que bastante tristes y pesadas son las digestiones y las resacas, como para hacerlas aún más penosas.

Nada... que tengais un feliz cambio de año (a ver en que aprovechais el segundo de más que tiene este 2005, ¡despilfarradores!) y que este año que viene, os depare un montón de cosas buenas y divertidas. Y a los que esteis pasando malos momentos, pues tranquilos, el tiempo es breve y pasa rápido: Las tormentas cuanto más virulentas, más cortas son. La naturaleza acostumbra a ser más sabia que las personas.

Un saludito cordial a todo el mundo y mis mejores deseos para este nuevo año.

Feliz 2006!

jueves, diciembre 29, 2005

50 años de sumisión bancaria.

Mientras que los políticos siguen "jodiendo la marrana" estas Navidades con el estúpido, vacío y electoralista asunto del Estatut, hay una noticia que me ha indignado especialmente por la poca vergüenza del asunto: Una entidad bancaria, el BBK (Bilbo Bizkaia Kutxa, antigua Caja de Ahorros de Bilbao y Vizcaya), ha lanzado al mercado la hipoteca a 50 años. El maquiavelismo financiero vestido de ayuda social que esconde "el producto" es, simplemente, espeluznante. Si ya nos parecía desmesurado los plazos a 30 años que nos ofrecían las hipotecas, el hecho de que sean 50 años ya es ridículo. Ridículo desde nuestro punto de vista, genial desde el suyo.

El actual precio de la vivienda es un disparate en proporción de la capacidad económica de las familias españolas, pero debido a las hipotecas a 30 años, las familias -cada vez más endeudadas- asumen los gastos en mor de un aumento del tiempo de estar pagando, lo que a la vez permite que se mantengan los precios y la burbuja especulativa inmobiliaria en que nos movemos. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de precios de la vivienda se encuentra con un limitante físico: la duración de la vida del comprador.

Un mayor precio implica una mayor cuota mensual, dificilmente asumible por alguien dado el nivel de los sueldos y su penosa proporción de crecimiento. Por su parte, no parecía viable alargar el plazo de la hipoteca, dado que la edad en que la gente se está incorporando al mercado de trabajo cada vez es más tardía, y las jubilaciones están cada vez menos aseguradas. Todo este cúmulo de circunstancias haría que en pocos años la vivienda fuera tan inaccesible que el mercado quedara estancado matando la gallina de los huevos de oro de la banca. Para vender hipotecas estas han de ser asumibles; si no se pueden contratar masivamente no son negocio. Solución: Alargamos la vida de la hipoteca. La banca siempre gana.

La hipoteca que lanza BBK está dirigida a los menores de 35 años "Si bien no se trata de una oferta exclusiva" -apostillan con cierta caradura-, lo que significa que alguien de 35 años ha de estar pagando hipoteca hasta los 85 años. Si es que llega, claro, porque la esperanza de vida de un español es de 79.23 años. ¿Donde está el truco?

Como he dicho antes, la banca SIEMPRE GANA, y lo que debiera ser una venta para uso y disfrute de un propietario, ha pasado a ser que quien contrata la hipoteca está comprando el piso PARA LA BANCA, viviendo -de facto- en un piso de alquiler pero con derecho a reforma y pagándole beneficios al banco. En caso de impago de la cuota, la entidad acabaría por quedarse con el piso, aumentando su patrimonio a costa del pobre "pagano". Incluso si el comprador muere, su herederos heredarian el piso con su correspondiente hipoteca, y si no hay herederos, la vivienda sería para ellos. Para más INRI, si el banco ha de quedarse con el piso, solo le habrá costado lo que haya dejado sin pagar el inquilino. Negocio redondo. No hay nada como tener cuartos para hacer con nosotros lo que les dé la real gana.

Por su parte, el banco vende el "producto" (la cuestión es ir multiplicando... los beneficios, claro) como especial para jóvenes de poca capacidad pecuniaria y de ayuda a sectores con dificil acceso a la vivienda. Te damos una vivenda -porque encima dan el 100% de la tasación- a cambio de que la compres para nosotros.Impresionante.

EL BBK ha sido el primero, todas la demás entidades vendrán detrás, el precio de los pisos lejos de retenerse por saturación del mercado se disparará y los consumidores seguiremos cada uno a nuestra bola para regocijo de especuladores y vividores.

Ya dice el refrán que el desgraciado y el pobre las paga doble.

sábado, diciembre 24, 2005

¡A todos los blogueros!

A la reina y a mi, nos llena de satisfacción.... estooo... ¡qué coño!

¡¡¡Que paseis una Feliz Navidad y Felices Fiestas!!!

Que paseu un Bon Nadal i Bones festes!!!!

¡¡¡¡Y vigilad las resacas y las gastritis!!!! ¡¡¡Que son muy malas!!! :-D

Besazos y Abrazos para todas y todos.

-Ireneu-

viernes, diciembre 23, 2005

Irónico Azar

Hoy (por ayer), sin duda, ha sido un gran día para los anticatalanes, los cuales si tenían poco odio hacia Catalunya, ahora aún acumularán un poco más tras la auténtica tormenta de premios de la lotería que han tocado aquí: El primero y el tercer premio íntegros, y de los 8 quintos premios, 6 han caído en Catalunya. 610 millones de euros, es decir, la friolera de 101.495 millones de pesetas Ahí es nada.

Se acostumbra a decir que los premios de la lotería se van a las zonas más castigadas por alguna catástrofe o a las más necesitadas, y si miramos la barbaridad de millones que han sido repartidos en tierras catalanas, parece que el divino azar ha querido recompensarnos -al que le haya tocado, claro- por algo.

¿Tiene que ver la persecución obsesiva e injusta que contra nosotros se realiza por parte de los de siempre? ¿Tiene que ver el estúpido boicot racista que promueven? ¿Tiene que ver la absurda oposición al Estatut? Evidentemente, no, pero da, como mínimo, que pensar. Los “capos” peperos casi se matan en un accidente de helicóptero, mientras que a Catalunya la inunda de dinero. ¡Que juguetona que es la suerte!

Comprenderán que, a estas alturas, haya muchísimos catalanes a los que el boicot, simplemente, les importa un bledo.

jueves, diciembre 22, 2005

Mofa a un presidente indio

Por si quedaba alguna duda de que para la Cope, su único objetivo en la vida es servir al PP y simplemente hacer mal, como sea, y al precio que sea, al gobierno que les robó el poder ilegalmente -siempre según su hipócrita punto de vista-, ahora tenemos que "haciendo una gracia" y con el único fin de ridiculizar a un nuevo jefe de estado elegido democráticamente, han llamado a Evo Morales -presidente electo de Bolivia- haciéndose pasar por Zapatero. Lo que le dijeran, es lo de menos, pero lo que es absolutamente barriobajero es que al novato presidente no tuvieran ni la mínima decencia como personas de revelar que estaba padeciendo una broma. Ello, por si solo, ya los pone en su lugar, es decir, cerca de los establos y de la balsa de purines.

Una broma de suplantación, en sí no es grave, se ha hecho y se seguirá haciendo en todas las emisoras de radio y puede ser un buen recurso humorístico -aunque sea suplantando políticos- si a quien ha sido objeto de la broma se le hace partícipe de ella. Sin embargo, lo que ha llevado a estos individuos a hacer la broma justamente a Evo Morales, aquello que ha sido su gran pecado, ha sido ser un presidente que ha salido del pueblo, indígena, de familia humilde, de izquierdas -por tanto próximo a Chávez y a ZP- que ha vencido DEMOCRÁTICAMENTE al candidato de la derecha más rancia y caciquil de Bolivia, próxima, por ello, a las tesis peperas. Tenían que hacer befa y mofa de él, y de paso, de Zapatero: Repsol ha comenzado a temblar ante sus anuncios de nacionalización de los recursos energéticos del país más pobre de Sudamérica, y del capital español no se ríe ningún indio andrajoso.

Del indio ya se encargan de reírse ellos.

martes, diciembre 20, 2005

Suspiros ingenieriles

Los presupuestos ajustados y la osadía -por no decir falta de respecto para con el entorno- en el momento de hacer las obras públicas es escandaloso. Antes, se tardaba una vida en hacer una vía de comunicación, y ahora, en unos pocos meses han desaparecido montañas, valles, se han levantado viaductos imposibles, se han perforado túneles de muchos kilómetros y se han hecho taludes inverosímiles como si el riesgo geológico no existiera o los ingenieros fueran lo más cercano a Dios que existe. Y esto es lo que ha pasado en Zumaia (Guipúzcoa), en que el desprendimiento de un talud -teóricamente estable- se ha llevado a tres coches y un camión cargado de producto químico por delante.

Ahora los especialistas se estiran de los pelos porque en 30 años no había pasado nada con aquel talud de 20 metros de altura, sin tener en cuenta que la dinámica geológica sigue un curso y el hombre no entra en sus cálculos. Por el contrario, los ingenieros reducen la seguridad de las obras a una estadística de accidentes, estadística tanto más ajustada cuanto más ajustado es el presupuesto, y presupuesto tanto más ajustado cuanto mayores son las comisiones a repartir.

La próxima vez que pase por una obra, que sepa que su vida ha sido puesta en consideración, pero reducida a una estadística. Rece porque el presupuesto le permita tener una estadística amplia… o que el constructor no haya cobrado todavía.

lunes, diciembre 19, 2005

¡Botijos para todos!

¡Que bonito! A saber la cantidad de millones que el gobierno murciano está desperdiciando para hacer la propaganda del agua para todos y así hacernos sentir culpables a los maños y catalanes. Sin embargo, poco se gastan para proclamar a los cuatro vientos toda la mafia que existe entorno al agua en Murcia, que cada vez que hay un trasvase -o solo notícias- aumentan exponencialmente las hectareas de regadio cuando jamás ha habido regadio en ellas, mientras que a los de la Vega Baja, los reales necesitados de agua -y los que tiene los derechos de riego-, cada vez les llega menos.

Pero claro... a los terratenientes solo les falta agua para poder hacer de Murcia una Terra Mítica ruinosa y no les interesan las desaladoras porque no pueden especular con los terrenos por donde pasen los trasvases.

¡Si quieren agua que se llenen botijos, hombre!

¡Que asco de especuladores!

viernes, diciembre 16, 2005

El recargo de los ansiosos

- ¡Hola! ¿Tienes Lotería?
- Si, a dos Euros.
-¿Tiene recargo?
- Si. Vale dos euros, pero juegas uno con sesenta.
-¡Bah! Entonces no la quiero.

Todos los que alguna vez se han dedicado a vender lotería de navidad -ya sea por los críos, por la parroquia, por el sindicato o por la asociación con la cual colaboran-, se han encontrado con este chasco. A mí que me perdonen, pero con estos personajes no puedo. Es tal el asco que les tengo, que sólo por joderlos no hago lotería sin recargo. Regalada o con recargo. Nada más.

El hecho de hacer participaciones es una cosa que parte de los colectivos sociales que, de esta forma, obtienen unos ingresos -muchas veces cruciales- para poder seguir con su actividad. El hecho, por tanto, de poner un pequeño recargo, es ni más ni menos que una pequeña ayuda a las asociaciones y clubs que hacen el esfuerzo de repartirlo y llevarlo a todo el mundo. Cuando toca, la alegría se dispara entre amplios colectivos debido a la atomización del premio.

Sin embargo, la gente que solo quiere la lotería sin recargo, lo único que está demostrando es un grado de tacañería y rastrerismo considerable. Es tal el ansia de querer que les toque la lotería -y tan pocas las ganas de gastarse un duro- que prefieren no jugar antes que perder un 20 o un 25% del premio que les toque de la cantidad jugada. El colmo: avaros con un dinero que no tienen, y que -seamos francos- difícilmente tendrán. ¿Se puede ser más egoísta?

Si se quiere lotería sin recargo, simplemente yendo a la primera administración de Lotería que se encuentre tendrá la que quiera, pero pagando los veinte o veinte y pico de euros que cuesta el décimo, claro. Demasiado para el rácano (o rácana) de turno, que lo único que quiere es tener cuanto más números mejor y con el menor coste posible. Con lo que gastas en recargos, si te toca pierdes un montón -acostumbran a criticar. ¡Pero si no te ha tocado nada en la vida! ¡Joder! ¡No juegues a la lotería, entonces, y todo lo que te ahorres será beneficio!

En fin… estamos hablando de personas y dinero: Mezcla explosiva que pone a cada persona en su sitio y destapa las miserias del alma de más de uno.

O como dicen los de Cruz y Raya… ¡El ansia! ¡Ansiosos, más que ansiosos!

jueves, diciembre 15, 2005

El kleenex palestino

Si alguna noticia me ha puesto hoy los pelos como escarpias, ha sido la de la proclama del presidente -electo- de Irán, en la que decía que se había hecho un mito del holocausto judío y que Europa y EE.UU. se debían llevar Israel a su continente -en Alaska decía- en vez de hacer sufrir a los Palestinos. Ahora, cualquier politicucho ambicioso elegido por la gente, con cuatro medios de información a su alcance es capaz de manipular a una población ignorante como a él le da la gana. Como dijo aquel, la democracia no es más que la tiranía de la mayoría.

Sin embargo, resulta muy curioso ver cómo los países árabes utilizan Palestina como caballo de batalla contra los israelíes, lanzando a la población contra los judíos con proclamas islamistas o panarabistas, cuando lo único que está en juego es la supremacía económico-militar de la zona, en manos judías en este momento. Palestina les importa un huevo a los gobiernos de países árabes, pero les sirve de punto de atención para que la masa de la población no se fije en lo que realmente les ha de importar. Los palestinos lo están pasando peor que el que se tragó las trébedes, cierto, pero sirven de pantalla a los grandes gobiernos que viven de la corrupción que proporciona el dinero fácil del petróleo. Eso no lo dicen, claro.

Si hay algo realmente cínico es el apoyo de todos los gobiernos árabes a la causa palestina. Empezando por Jordania, que llegó a pactar con Israel el reparto del territorio palestino entre los dos países, o Egipto que intentó anexionarse la franja de Gaza, los países han intentado “proteger” Palestina, pero ninguno ha hecho el menor movimiento en serio para ayudarlos, y si acaso lo que han hecho ha sido utilizarlos vilmente para conseguir sus propósitos, ya sea de política interior (por ej. Líbia) o exterior (por ej. Sadam Hussein durante la I Guerra del Golfo).

Otra forma de “ayudar” a la población palestina por parte de los regímenes islámicos ha sido la financiación de grupúsculos armados de “resistencia” que la mayoría de las veces han tenido el papel de caballos de Troya en las luchas internas de poder dentro de la sociedad y el gobierno palestino. Irán y Arabia Saudita tienen mucha experiencia en estos cenagales.

Ahora, Ahmadineyad, utiliza el escudo palestino para exaltar a su proclive electorado contra las potencias económicas mundiales, meter miedo a la opinión pública internacional y conseguir sus propósitos nucleares. En el momento que consiga sus propósitos mínimamente, los palestinos dejarán de interesarle. Habrán sido, una vez más, el kleenex de los gobiernos árabes.

El Islam no es malo. La bajeza humana, si.

martes, diciembre 13, 2005

La indestructible levedad del ser

El ser humano, por si alguien tenía alguna duda, es la ostia en bicicleta y lo podemos comprobar día a día. Hoy hay tres noticias que tratando sobre la vida y la muerte todas ellas producen un violento choque en nuestro interior que nos hace reflexionar -a los que somos dados a reflexionar, evidentemente.

La primera de ellas es el cruel asesinato de un taxista en Bilbao, y la batalla campal que se produjo cuando los compañeros del taxista intentaron linchar al asesino -¿presunto?- y la Guardia Urbana impidió su muerte a palos. La rabia y la impotencia de una muerte tan gratuita te hace pedir la vida del asesino y -no sin razón- ponerte de parte de los taxistas “vengadores”.

Sin embargo, otra noticia te hace ponerte al otro lado del cristal. En California, Gobernator ha salido de la película y ha ejecutado a un reo -negro, que casualidad- que llevaba 24 años en el corredor de la muerte por el asesinato -siempre negado por la defensa- de 4 personas. Pudiera ser uno más, pero resulta que este hombre hizo un cambio total en su vida y de ser un macarrilla de barrio pasó a escribir libros y a trabajar por el fin de la violencia en las calles, lo que le valió ser nominado varias veces al Nóbel de la Paz. Ahí es nada. Se pidió la conmutación en cadena perpetua, pero Schwarzennegger no ha dado el más mínimo atisbo de humanidad. Él sigue en su papel; EE.UU., por su parte, continúa cazando indios.

Pero el colofón lo pone el descubrimiento de una mujer que seguía viva bajo los escombros de su casa después del terremoto que asoló Cachemira hace ¡dos meses! Nadie se explica como ha podido sobrevivir, pero se supone que ha vivido con restos de comida podrida y bebiendo agua que se infiltraba de la lluvia. Los médicos dicen que sufre una grave deshidratación y desnutrición pero que sobrevivirá. La resistencia del ser humano es, una vez más, increíble.

La vida, tan voluble en manos humanas y tan difícil de arrancar por la naturaleza, nos da continuamente mensajes para aquellos que quieran escucharlos: Si queremos avanzar, hemos de luchar por la vida y creer en ella siempre, la muerte no enseña nada. Nunca.

lunes, diciembre 12, 2005

El efecto Gilipollas

El que más y el que menos, a estas alturas, ya conoce que el precio de los pisos está por las nubes y que está imposible poderse comprar -y ni tan solo alquilar- una vivienda. Pisos a reformar, cuchitriles que hasta hace poco solo habitaban las familias sin recursos, locales insanos y sin ventilación, se han convertido ahora en un lujo asiático con unos precios por los que no hace mucho tiempo te podías comprar autenticas mansiones. Y lo peor es que encima los venden. ¿La locura? No, el efecto “Gilipollas”. Me explico.

En todo mercado libre, el precio siempre se establece en proporción de la demanda que un producto concreto tiene. En productos con una alta demanda y poca oferta, los precios tienden a subir hasta que llega un límite a partir del cual la demanda se para debido al excesivo coste. Al revés, en caso de artículos con poca demanda y mucha oferta, los precios tienden a bajar hasta que su bajo precio lo hace atractivo al comprador. Sin embargo, ¿Cuál es la espoleta que hace subir el precio de un tipo a otro?

Cuando hay mucha demanda de un artículo, los comerciantes tienden a intentar aprovechar al máximo las ventas y lejos de hacer caros estudios de mercado, simplemente los suben una cantidad concreta para poder aumentar el beneficio, la excusa es lo de menos. Si la gente se queja y no lo compra, el comerciante vuelve al precio anterior ya que lo que le interesa es ganar, no perder. Sin embargo, si se presenta “el gilipollas” y a pesar de inflar el precio, lo compra, el comerciante tiene la vía libre para no modificar el precio, ya que sabe que ese producto, a ese precio, lo va a vender, forzando a todo el resto de gente que no lo iba a comprar a adquirirlo al precio que a ese “tonto l’haba” lo ha hecho. El comerciante se agarrará al clavo ardiente de ese precio, y la gente se verá obligada a entrar al trapo quiera o no. En los artículos de primera necesidad ocurre mucho, y en el tema de los pisos más.

Gente que vendería sus pisos a un precio razonable, cuando ve que el vecino de al lado, por un piso mucho peor que el suyo lo ha vendido a un precio exagerado, los acaba vendiendo a un precio mucho superior, en proporción de lo que el “gilipollas” de turno ha pagado de más por un piso que no lo valía. De esta forma nos encontramos que en barrios obreros, el precio de las viviendas no viene dado por la demanda, sino por el precio máximo a los cuales han sido vendidos. El gilipollas (o la, no seamos sexistas) rompe el límite de precios de venta por lo superior y obliga a todo el resto de la población a tragar con unos precios exagerados, y como es un producto de primera necesidad, la gente HA de comprarlos. La inconsciencia de unos pocos arrastra a todo el mundo.

La próxima vez que miréis precios de cualquier cosa y veáis que han subido, estad seguros que si han subido es porque algún GILIPOLLAS ha decidido pagar mucho más por lo mismo. Aplicable a gasolinas, pisos, coches, alimentos, vestidos…

El mercado es libre, pero la estupidez humana, supina.

sábado, diciembre 10, 2005

Los beneficios del boicot.

Boicot para arriba, boicot para abajo. Empezamos aquí con el boicot a los productos Pascual porque te venden como yogur una cosa que no es tal y encima no querían comprar leche a los productores catalanes. El resultado fue que, después de una reducción de ventas en Catalunya de alrededor de un 40%,Pascual tuvo que ceder; todos sus anuncios en catalán, y encima, puso una central en Gurb (Gerona). Ahora se ha dado la vuelta a la tortilla y nos toca a nosotros. A alguien le ha interesado boicotear Catalunya porque es Catalunya,la gente está entrando al trapo y los productores de cava -entre otros-, se quejan. Curiosamente, a mi, como comerciante y productor de chandals catalanes me va de perilla. Como diría mi abuelo: "¡Anda!¡Jódelos!"

Yo considero, al contrario de lo que se está afirmando por todas las vias, que hacer boicot sí que sirve a la ciudadanía, y más de lo que parece. Un boicot -sea del tipo que sea- atiza en la sesera en mayor o menor proporción a las empresas que sufren ese boicot. Si la población -aunque sea manipulada políticamente- considera que esas empresas siempre ávidas de dinero (sea del origen que sean) merecen un correctivo, está bien que por una vez, y sin que sirva de precedente, se una para infringir daños de cierta consideración pecuniaria a esas empresas. Con nuestro dinero hacemos lo que queremos, faltaba más. ¿Cuantos peajes no se quitarían si todo el mundo hiciera boicot a las autopistas? ¿A que precio estaría la gasolina si durante 15 dias nadie la consumiera?

Pero volvamos a mi ejemplo ¿Cómo puede beneficiarme un boicot a los productos catalanes?. Bien sencillo. Cuando se hace un boicot, normalmente se ataca a un cierto numero de empresas -usualmente reducido- que son muy conocidas y de una importancia que le ha permitido abrirse mercados más allá de su zona, y que acostumbran a ser hegemónicas dentro del ramo en que trabajan. Sin embargo, para una que haya abierto mercados a golpe de marketing, hay doscientas de calidad mucho mejor que la más conocida pero que no pueden crecer debido a la "sombra" que ejercen las grandes marcas, y es aquí donde entra en juego el boicot.

El boicot, dentro del mercado boicoteado, actúa beneficiosamente de dos formas: primero, descabezando las marcas hegemónicas, permitiendo que los demás productores tengan más posibilidad de avance. Freixenet es muy conocido y la gente lo ataca; René Barbier, no lo es tanto y, encima, parece francés por lo que su afectación por el boicot se reduce a bien poco. Para ser vecinos de Sant Sadurní, no está mal el asunto. De segundo, porque la reacción al boicot provoca que el mercado atacado tienda a consumir productos propios antes que ajenos. En mi caso, dado que el 95% de mi facturación se produce en Catalunya, provoca que el hecho de saber que son productos catalanes la gente, que de otra forma hubiese consumido productos de la competencia de otros puntos de España, prefiera los mios simplemente como despecho de ese boicot ejercido.¡Toma encaje de bolillos!

Nos encontramos así que, un boicot generalizado lejos de perjudicar en general, lo que provoca es que se igualen las demandas, descendiendo las marcas monopolizadoras y aumentando las ventas proporcionalmente de las empresas que no tienen un potencial de marketing tan elevado y no son, por tanto, tan conocidas. La riqueza generada, lejos de acapararla unos pocos, pasan a ser repartidos entre más, con lo que aumenta la riqueza general de la población afectada por el boicot y, por tanto, su PIB. El mundo al revés.

En definitiva, un boicot general a los productos catalanes, lejos de perjudicar a los catalanes, los beneficia. Y aquí se ve la diferencia de talante entre unos y otros. Mientras que los catalanes boicoteamos a Pascual (no a todo lo español), y conseguimos que se bajaran los pantalones, el resto de España nos boicotea y consigue exactamente lo contrario.

Por algo dicen que los catalanes, de las piedras, hacemos panes.

¡País!

miércoles, diciembre 07, 2005

Hoy, cuento: El Entierro

Había sido un importante capitoste de las finanzas, un potentado de la comarca que había hecho su fortuna a base de mucho esfuerzo, mucha mala leche y mucho dinero de difícil justificación. Este hombre era un personaje querido por la población en general ya que proporcionó muchos puestos de trabajo a mucha gente y mucho dinero negro a más de uno. Curiosamente nadie a su alrededor era racista.

Pero como suele ocurrir a gran parte de la población, a este hombre le llegó su sanmartín particular, donando su alma a otras instancias menos mundanas. Su muerte fue llorada por todo el mundo, ya que no tenía enemigos reconocidos, aunque él ya procuró en vida mantener siempre abiertas las puertas de todas las almas (o los bolsillos) de quien lo rodeaba.

Se congregó gran cantidad de gente en el entierro de este ilustre personaje, entre ellos todos los más importantes políticos del momento, que no podían faltar a tal evento, ya que estaban en campaña electoral y un voto es un voto. Tampoco podía faltar la familia, reunida en torno al dolor producido por la pérdida de un ser querido y el consiguiente reparto de su herencia, ni los poderes económicos de la zona, que aprovechaban tan luctuoso suceso para poner en común la política económica de sus empresas tras la muerte del gran patrón. Los medios de comunicación no iban a fallar, la gran cantidad de poderes fácticos aseguraba faena para un cierto tiempo. Y, por fin, los amigos del finado, entre ellos una gran cantidad de estrellas del espectáculo, que se vieron atraídos a partes iguales por la gente del mundillo que se movilizó y por la desaparición de un buen mecenas.

En la misa posterior, puesto que no podía faltar una misa en casa de una familia tan devota y tan amiga de llenar los cepillos de la iglesia, no faltó nadie ni nada. Grandes coronas venidas de todo el mundo adornaban la catedral por dentro y por fuera. Incluso el oficio fue dirigido por el señor Obispo, que vistiendo sus mejores hábitos, no perdía ocasión de saludar a todas las fuerzas vivas allí congregadas. La gran cantidad de público asistente, también lloró el recuerdo de tan sensible pérdida y, de paso, pudo criticar a su gusto los caros modelitos que la gente de alcurnia se había puesto para la ocasión.

Acabada la ceremonia, la comitiva fúnebre se dirigió hacia el bello y, por qué no decirlo, caro cementerio de la ciudad, donde esperaba el eterno reposo de los restos del finado. Bajaron el ataúd del elegantísimo coche funerario y se procedió al entierro en un sepulcro excavado en la tierra, según expreso deseo del fallecido.

Cuando los operarios se dispusieron a bajar el ataúd al fondo de la fosa con las cuerdas, notaron que algo pasaba, dado que pesaba excepcionalmente poco. Decidieron remontarlo y abrirlo. Una exclamación colectiva de sorpresa estalló en el camposanto cuando, una vez abierto, comprobaron que el féretro estaba vacío.

-¡El abuelo! ¡Nos hemos dejado el abuelo! - Expresó un joven familiar.

Y sí, allí estaba, estirado tranquilamente en su cama, tal y como murió y tal y como lo encontraron. Nadie lo había tocado. Incluso seguía con la boca abierta del último suspiro.

Eso sí, algo olía a podrido en aquella casa.

lunes, diciembre 05, 2005

El caos hecho semana

Esta semana es una de aquellas en que se demuestra cómo la situación política de este país está absolutamente descabalada. Día 6 de diciembre, La Constitución; día 8 la Inmaculada Concepción. O lo que es lo mismo, una semana laboral con fiestas separadas entre medio que más que una semana parece un queso gruyere con tantos agujeros. Unos tienen fiesta, otros no; unos colegios hacen fiesta unos días, otros otros diferentes; hay gente que hace puente de 11 días cogiendo las fiestas como si fuera de oca en oca y gente que no tiene ningún día. El caos más absoluto por un orgulloso pulso entre la Iglesia y la clase política. Para matarlos, vamos.

A uno le puede parecer bien que haya un día o dos de fiesta en medio de una semana laboral, pero cuando se instituyó el día de la Constitución, la lucha con la proximidad de la fiesta de la Inmaculada, provocó el conflicto del Estado con la Iglesia: No es práctico ni para la industria, ni para el comercio, ni para las escuelas, y ni mucho menos para los padres de los niños. Evidentemente, alguna fiesta de las dos fiestas sobraba, pero ¿cuál?. Parecía evidente que la que sobraba era la religiosa, pero la Iglesia puso el grito en el cielo y se negó a retirar su día de fiesta. Por su parte, el Estado, con los socialistas en el poder por aquel entonces, se opuso a retirar su fiesta. Y como no hubo forma -como siempre- de hacer ceder a ninguno, pues dejaron las fiestas tal como están, y si al ciudadano le va mal, pues un “on the rocks” y a seguir tirando. De locos.

Unos días de fiesta, a la gente trabajadora, nunca le va mal, pero lo que sí va mal es el auténtico caos en que se convierte la sociedad durante el puente de la “purísima constitución”. El Estado, como tal, tiene que velar por la correcta organización de toda la vida social del país, y no puede entrar en el juego de si este día es mío, o este día es tuyo, porque toda la sociedad es la que padece las consecuencias: comercios y talleres abiertos mientras que sus proveedores cierran, padres y madres trabajando mientras que los crios tienen fiesta, unos negocios abiertos y otros cerrados... Toda una sociedad trabajando al ralentí gracias a la desidia de los políticos, que mirando únicamente sus intereses partidistas no son capaces de imponer su criterio.

Vale la pena recordar que este es un estado aconfesional y, si hay un conflicto de intereses entre la Iglesia y el Estado, en el caso de afectar a la sociedad, se ha de optar siempre por la opción laica. Si con la instauración del día de la Constitución, la sociedad española entra en conflicto por la proximidad de la fiesta religiosa de La Inmaculada, es la religiosa la que molesta y la que, por tanto, tiene que suprimirse. Sin embargo no se hizo. Una entidad privada ha mantenido un pulso con el Estado y ya no solo no lo ha perdido, sino que ha obligado a éste a que durante más de una semana la vida cotidiana de la ciudadanía sea una locura y funcione mal y a medio gas.

Definitivamente, España es un auténtico caos que jamás llegará a ser nada. Ni se tienen claras las prioridades de su organización, ni la forma más correcta de llevarlo a cabo, y ni tan siquiera existe intención alguna de dar solución efectiva a los problemas que se presentan día a día. Aquí todo es mirar cada uno por sus intereses, y en proporción del poder de cada uno así se va haciendo.

Somos un país de orgullosos analfabetos ex-tercermundistas en que la envidia y las ansias de poder hacen que unos sean capaces de entuertar con tal de que los otros encieguen. Nos importa un huevo el trabajar bien y en beneficio de la comunidad, solo nos interesa que el vecino de enfrente no tenga un coche más bueno que el nuestro. Y si así lo tiene, deseamos con todo el corazón que reviente. Negro futuro se nos presenta.

¿Lo peor? Que algunos pretenden, encima, que la amemos.

viernes, diciembre 02, 2005

Asesinato Feliz

Hoy, en Estados Unidos, el estado más avanzado del mundo -eso dicen- se ha celebrado el cumplimiento de la pena de muerte número 1000 desde que volvió a ser instaurada en el 1974. El reo, fue acusado de asesinar hace 17 años a su mujer y a su suegro delante de sus hijos, y el hombre jamás negó su participación. Ahora un tribunal ha hecho efectiva la pena capital. ¿Acaso quien ha matado a esa persona no está cometiendo el mismo pecado que cometió el inculpado salvo que con cobertura legal?

La pena de muerte, una vez más no es el camino. Nadie tiene derecho a quitar la vida a nadie, ni por mucho que éste haya cometido las peores atrocidades. Hay gente que no está de acuerdo en este punto y considera que lo mejor para solucionar el problema cometido es, ni más ni menos, que la ley del talión.

En estas mismas líneas defendí el derecho de una madre a vengar la violación de su hija. Ello me valió el trato poco menos que de fascista. Y lo sigo manteniendo. Todo el mundo tiene derecho a una justicia, y si ésta no llega por desidia judicial, nadie podría -moralmente- juzgar a esa persona. En el caso de la pena de muerte, la justicia se excede totalmente en sus atribuciones. Ni tanto, ni tan calvo.

Un acusado de asesinato, cuando se ha podido demostrar su culpabilidad, ha de ser castigado con un castigo proporcional a su tropelía. Si ha matado a alguien, el hecho de acabar con su vida ni vuelve a la vida al asesinado ni da un castigo al asesino. ¿Qué castigo es dormirse y no despertar para alguien que no ha tenido el más mínimo respeto por la vida ajena? Ninguna, si lo miramos fríamente. ¿Servir de ejemplo? Tampoco. En el caso que nos ocupa ya existía la pena de muerte hacía años cuando asesinó a aquellas dos personas y ello no le impidió matarlos. Seamos claros, si se está lo suficientemente tarado para matar a alguien, tu propia vida te vale bien poco.

Un asesinato ha de ser punido de la forma más dura posible, y ¿qué forma más dura de castigo que la de la cadena perpetua?. No valen atenuantes, ni permisos ni reducciones de condena. Quitar la vida a los demás tiene su castigo: Su muerte en vida, y la justicia ha de ser la encargada de llevarlo a cabo. Si no llega, malo, la impunidad inunda el asesinato cometido; si se excede, peor, ya que se cae en el mismo pecado que castiga.

No en vano, así define la Real Academia la palabra Asesinar: Matar a alguien con premeditación, alevosía o por precio.

Como decía Gandhi: ojo por ojo, todos ciegos.

jueves, diciembre 01, 2005

Memento Mori!

Confirmado: Dios está con el PP. Si no fuese así, a estas horas, Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, un consejero de la Comunidad de Madrid y el Alcalde de Móstoles estarían criando malvas y Acebes estaría siguiendo la vía de un accidente de helicóptero o un atentado de ETA con colaboración de Carod-Rovira. Sin embargo -repito, a Dios gracias- ha quedado en un susto morrocotudo, un ataque de nervios y un par de dedos averiados.

Las imágenes han sido de lo mejor que se ha visto en tiempo por televisión. El helicóptero que empieza a dar pedos, no toma suficiente altura y empieza a girar cuando no había alcanzado aún los 20 metros de altura. Desde dentro, nada en especial hasta que empiezan a caer que comienzan a gritar como quien cae a caída libre en el “Huracán Cóndor” de Port Aventura, y se corta la grabación. Todo el mundo que estaba en la plaza de toros de Móstoles -de donde despegó el helicóptero- salen afuera a ver qué ha pasado

Un Rajoy más blanco que la leche al cual le ayudan a salir del aparato, un Esteban Parro que competía en blancura con Rajoy y una Espe, -igual de blanca pero el maquillaje hacía milagros- que no hacía más que repetir a los periodistas “¡Pa’habernos matao tos!” al mejor estilo Paco Martínez Soria, ha convertido lo que podía haber sido una tragedia en una tragicomedia. Tragicomedia que dará que hablar a todo el mundo y será tema de sorna y choteo a todo el progresismo del país.

Sin embargo, ellos han estado en un tris de perderlo todo de golpe: la LOE, el Estatuto, las elecciones, la unidad de España, la presidencia de Madrid,... su vida. Espero sinceramente que recapaciten en lo más hondo de su ser sobre la realidad de las cosas, sobre lo importante y lo ruin, sobre lo divino y lo humano, porque han nacido de nuevo para poderlo hacer.

Han vivido en sus propias carnes la cruel realidad del dicho latino que envuelve nuestras vidas: Memento Mori.

...y vaya si se han acordado.